Almería ciudad

Aunque ni siquiera sus más devotos admiradores la describirían como un lugar hermoso, la capital de la provincia merece más visitantes de los que recibe. Disfrutando de un renacimiento reciente, la ciudad ha invertido enormes fondos para mejorar el centro de la ciudad, que tiene zonas con un encanto considerable.

Añade a esto un puñado de fascinantes vistas y una amistosa bienvenida en algunos estupendos bares y restaurantes, y puede que se te induzca a darle un poco más de tiempo que el habitual tránsito de una noche.

Cómo llegar a la ciudad

La estación de autobuses y la de trenes de Almería se han combinado recientemente en una llamativa Estación Intermodal, Carretera de Ronda s/n, un par de manzanas al este de la Avenida de Federico García Lorca, con las terminales de autobuses y los andenes de tren uno al lado del otro.

La espléndida y antigua estación de tren del siglo XIX, de piedra, ladrillo y acero, situada en la Plaza de la Estación s/n, junto al nuevo edificio, merece una mirada, y posiblemente será renovada como centro cultural.

El aeropuerto de Almería, a 8 km al este de la ciudad, a lo largo de la costa, se encarga de los servicios de presupuesto programado del Reino Unido y otras partes de Europa.

La Avenida de Federico García Lorca, antes un antiestético cauce seco pero ahora transformada dramáticamente en una avenida señorial con palmeras, fuentes y quioscos, divide la ciudad de norte a sur.

La mayor parte de la acción tiene lugar al oeste de esta arteria, donde se encuentra el casco antiguo y, al norte, la Puerta de Purchena, un concurrido cruce de tráfico donde se unen seis vías, que marca efectivamente el centro de la ciudad moderna.

La oficina de turismo (junio-septiembre, de lunes a viernes, de 9 a 19.30, sábados y domingos de 9.30 a 15 horas; octubre-mayo, de lunes a jueves, de 8.30 a 15 horas, de viernes a domingo, de 8.30 a 14 horas y de 17 a 19.30), en el Parque Nicolás Salmarón s/n (cruce con la c/Martínez Campos) y frente al puerto, dispone de un buen plano de la ciudad (0,60 euros).

La simpática Oficina Turística Municipal, Avda. Federico García Lorca s/n (L-V 8.30-2pm y 5-7.30pm; S-D 8.30-2pm), tiene mucha información sobre la ciudad y la provincia, incluyendo un buen mapa y una guía gratuita de bares de tapas. También ofrecen una visita guiada por el pueblo (vie, sáb y dom 10.30am; 1.50 euros) con salida desde la Puerta Purchena.

Hoteles en Almería

Las habitaciones son generalmente fáciles de conseguir en cualquier época del año y hay concentraciones de hostales y hoteles en torno a la Puerta de Purchena. Tenga en cuenta que las tarifas de los hostales aquí tienden a ser más altas que en otras partes de la provincia.

El camping más cercano de Almería, La Garrofa, se encuentra a 5 km al oeste, en la costa de La Garrofa, y se llega fácilmente con los autobuses a Aguadulce y Roquetas de Mar (donde hay otro sitio gigante).

Albergue Juvenil Almería

c/Isla de Fuerteventura s/n. El acogedor albergue juvenil de Almería tiene 150 habitaciones dobles y algunas individuales, todas con baño. Se encuentra en el lado este de la ciudad, al lado del estadio de deportes Juventud; toma el autobús nº1 en el cruce de la Rambla del Obispo Orberá y la Avda. F. García Lorca. Menos de 26 euros 16, más de 26 euros 20, 2.

Hostal Estación

c/Calzada de Castro 37. Situada cerca de las estaciones de tren y de autobús con habitaciones amuebladas y aparcamiento en el garaje.

Hostal Nixar

c/Antonio Vico 24. Habitaciones con baño, con aire acondicionado y televisión en una calle tranquila; pregunte por los pisos superiores, que son más aireados.

Hotel Costasol

Paseo de Almería 58. Hotel céntrico y confortable con habitaciones amplias; algunas en la parte delantera tienen balcón en la terraza.

Hotel La Perla

Plaza del Carmen 7. El hotel más antiguo de la ciudad tiene agradables habitaciones con aire acondicionado y televisión por satélite; algunas en la parte trasera pueden ser bastante estrechas, así que comprueba lo que te ofrecen.

Hotel Sevilla

c/Granada 25. Acogedor, moderno, pequeño hotel con habitaciones con baño equipadas con aire acondicionado y TV.

Hotel Torreluz

Plaza Flores 2. El principal hotel de la ciudad contiene opciones de dos y cuatro estrellas en el mismo complejo. Dirigido al sector corporativo, las habitaciones, bastante bien amuebladas, lo subrayan. Las ofertas de fin de semana (en el hotel de cuatro estrellas) reducen las tarifas en un 25 por ciento.

Que ver en Almería

El monumento más impresionante de Almería, la formidable Alcazaba, es probablemente el mejor ejemplo que se conserva de una fortificación militar morisca. Se puede llegar a ella siguiendo cualquiera de las estrechas calles que suben por la colina al oeste de la catedral, apuntando a la entrada bajo las murallas de la Plaza Joaquín Santisteban, al final de la c/Almanzor.

Los otros lugares de interés de la ciudad palidecen en comparación, aunque vale la pena tomarse un tiempo para mirar la catedral y, cerca, el museo fotográfico regional de Andalucía.

Otros lugares de interés rodean la Puerta de Purchena, donde se han abierto algunos notables refugios antiaéreos de la Guerra Civil para su visita, mientras que en el este se encuentra el nuevo e impresionante museo arqueológico de la ciudad, que no debe perderse.

La playa de la ciudad, al sureste del centro, más allá de las líneas de ferrocarril, es larga pero está abarrotada durante la mayor parte del verano. Para una excursión de un día, las mejores opciones son el Cabo de Gata o San José, ambos de fácil acceso en autobús.

La Alcazaba

La Alcazaba (de martes a domingo de 9 a 20.30 horas, cierra a las 18.30 horas de noviembre a marzo; 1,50 euros, gratis con el pasaporte de la UE) fue iniciada por Abd ar-Rahman III de Córdoba en 955 y fue sólo una parte de un programa de construcción masiva que incluía una gran mezquita y las murallas de la ciudad.

Durante el siglo XI, cuando la ciudad disfrutó de un período de próspera independencia, entre la caída del califato cordobés y su captura por los almorávides, la medina (ciudad amurallada) contenía aquí inmensos jardines y palacios y albergaba a unas veinte mil personas.

Fue adaptada después de la Reconquista por los monarcas católicos, pero quedó gravemente dañada durante un gran terremoto en 1522. Un programa de restauración en los últimos años ha comenzado a revertir los siglos de decadencia.

A través de la Puerta Exterior, una rampa de entrada zigzagueante - un rasgo arquitectónico tradicional de los moros para hacer precario el ataque - conduce a la Puerta de la Justicia, la puerta de entrada al primero de los tres grandes recintos de la Alcazaba.

A mitad de la rampa, a la derecha, se encuentra la Torre de los Espejos, un añadido del siglo XV, donde se utilizaban espejos para comunicarse con los barcos que se acercaban al puerto de abajo.

El primer recinto

El primer compuesto es el más grande de los tres. Ahora lleno de encantadores jardines y plantas aromáticas, fue diseñado originalmente como un campamento militar y un área en la que la población podía buscar protección cuando estaba bajo asedio.

Un pozo en el centro de esta área elevaba el agua desde una profundidad de 70m para abastecer el sitio. En el extremo oriental del recinto, el Bastión del Saliente era un mirador sobre el pueblo de abajo, y el mar de allá.

Por debajo del lado norte del recinto, la muralla del siglo XI (Muralla de San Cristóbal) desciende por la colina; originalmente formaba parte de un gran complejo de murallas, que no sólo rodeaba la ciudad sino que la dividía internamente.

Sobre la muralla, que divide el primer y segundo recinto, se encuentra la Campana de Vela, una campana erigida durante el siglo XVIII para anunciar las naves avistadas cerca del puerto, o para convocar a los soldados a sus puestos de combate.

El segundo compuesto

El segundo recinto alojaba a los reyes moros, cuando residían en la ciudad, y en otras ocasiones servía como cuartel del gobernador. En el siglo XI, cuando Almería era la ciudad más rica y comercialmente activa de España, los edificios de aquí eran de un brillo incomparable.

Su grandeza era incluso reputada para rivalizar con la posterior corte de Granada, pero las ruinas que quedan hoy en día hacen imposible una comparación válida.

Lo que se puede ver, sin embargo, son los restos de cisternas, la antigua mezquita - convertida en capilla por los Reyes Católicos - y las antiguas viviendas palaciegas, pero lamentablemente no hay signos de los magníficos estucos que se dice que igualan a los de la Alhambra, cuyos últimos restos fueron vendidos por los locales en el siglo XVIII.

La Ventana de Odalisca, una ventana de mirador en el muro norte del complejo, es un conmovedor recordatorio de la gloria perdida. Una leyenda relacionada con esto se refiere a una esclava morisca del siglo XI, Galiana, la favorita del rey, que se enamoró de un prisionero y se las arregló para ayudarlo a escapar.

Pero los guardias la descubrieron en el intento y el prisionero se arrojó desde esta ventana al valle de abajo, mientras que Galiana murió de un corazón roto unos días después. Excavaciones arqueológicas recientes aquí han descubierto casas de baños moras y otras estructuras.

El tercer compuesto

El tercer y más alto compuesto demuestra el marcado contraste de estilo de los cristianos conquistadores. Cuando tomaron la ciudad, los monarcas católicos encontraron la fortaleza sustancialmente dañada por un terremoto un par de años antes.

Por lo tanto, construyeron muros mucho más fuertes que la estructura morisca original, para hacer frente tanto a posibles futuros terremotos como a la reciente innovación de la artillería.

De forma triangular, este fuerte superior está custodiado por tres torres semicirculares construidas con mampostería de sillería, ambas características en desacuerdo con el diseño moro anterior.

A la derecha, la Torre del Homenaje lleva el destartalado escudo de los monarcas católicos y da al Patio de Armas, donde se reunía la guardia.

Desde la Torre de Pólvora y las almenas (cuidado con las barandillas) se pueden contemplar hermosas vistas de la costa y del barrio gitano de Almería, el Barrio La Chanca, en una colina baja al oeste.

La Catedral de Almería

Situado en el corazón del casco antiguo, la Catedral (Lun-Vie 10am-2pm & 4-5.30pm, Sáb 10am-2pm; 2 euros) es otro edificio con aspecto de fortaleza.

Iniciada en 1524 en el lugar de la gran mezquita - convenientemente destruida por el terremoto de 1522 - fue diseñada en estilo gótico tardío por Diego de Siloé, el arquitecto de la catedral de Granada. Debido al peligro de ataque en este período por parte de Barbarroja y otras fuerzas piratas turcas y norteafricanas, las torres de las esquinas una vez tuvieron cañones.

La amenaza era real y no mucho después de su construcción el cabildo de la catedral se registra comprando cañones, mosquetes y pólvora.

Como muchas de las catedrales de Andalucía, nunca fue completamente terminada y puede ser que los habitantes de la ciudad no tuvieran gran afecto por este austero gigante, prefiriendo en cambio sus más íntimas iglesias parroquiales.

El exterior es de poco interés aparte de un curioso relieve de aspecto pagano de un sol radiante en guirnalda en la pared oriental - es decir, de cara al sol naciente.

Haciéndose eco del Sol Invictus romano, o sol inconquistable, su apariencia en la iglesia ha sido atribuida a un obispo del siglo XVI con inclinaciones masónicas, pero su verdadero significado probablemente nunca será conocido. Apropiadamente, como la provincia con la estadística más alta de horas de sol en España, Almería ahora usa la imagen como su logo oficial.

Se entra a la catedral por la Puerta Principal, una elegante puerta renacentista flanqueada por contrafuertes. En el interior, el sobrio interior gótico se distingue por una magnífica sillería de coro del siglo XVI tallada en nogal por Juan de Orea. Justo detrás de esto, el coro es un impresionante altar del siglo XVIII en jaspe rojo y negro.

Detrás de la Capilla Mayor, con una elegante y sinuosa bóveda, la Capilla de la Piedad tiene un cuadro de la Anunciación de Alonso Cano y la Inmaculada Concepción de Murillo, mientras que en la Capilla de Santo Cristo -al lado de la puerta derecha- se encuentra el sepulcro esculpido del siglo XVI del obispo Villalán, fundador de la catedral, con un fiel sabueso a sus pies.

Más adelante, una puerta (a menudo cerrada) conduce a la sacristía y a un claustro renacentista poco inspirado, aliviado por un pequeño jardín con palmeras y naranjos. La iglesia también contiene varios pasos de la Pasión que se llevan en las procesiones de Semana Santa en Pascua; entre ellos, destaca El Prendimiento (el arresto de Cristo).

Centro de Almería

Al oeste de la catedral se encuentra la iglesia de San Juan, del siglo XVII (horario de servicio abierto, todos los días de 6.30 a 7.30 pm; gratuito), construida sobre una mezquita del siglo X. En el interior, el muro sur de la iglesia conserva el mihrab (o nicho de oración) del edificio original. Junto a éste, hay otro nicho que habría contenido el púlpito de madera utilizado para las lecturas del Corán.

Más al oeste se encuentra el Barrio de Chanca, una zona de pobreza absoluta ocupada por gitanos y pescadores que apenas ha cambiado desde que Brenan la describió vívidamente en su sur de Granada; aquí también hay algunas viviendas rupestres ocupadas, pero no es un lugar que se pueda visitar solo por la noche.

Al este, hacia el puerto, en la c/Hospital, el Hospital Real del siglo XVIII tiene una elegante fachada neoclásica y, en el interior, un hermoso patio con baldosas de mármol que suele contener algunos pacientes postrados en los carros del hospital.

Como muchos otros en España, esta es una enfermería todavía en pleno funcionamiento dos siglos y medio después de su construcción. Un par de manzanas al sur de la catedral, y alojada en un teatro del siglo XIX convertido, el Centro Andaluz de la Fotografía c/Pintor Díaz Molina (diariamente de 11am a 2pm y de 5.30-9.30pm; gratuito), es el primer museo de fotografía de Andalucía, que a menudo organiza interesantes exposiciones de trabajos de fotógrafos andaluces e internacionales.

Al norte de la catedral, la Plaza Vieja (oficialmente Plaza de la Constitución) es una maravillosa plaza peatonal que, debido a su entrada restringida, difícilmente se sabría que estaba allí. En ella se encuentra el Ayuntamiento, un flamante edificio de principios del siglo XX con fachada marrón y crema, y un monumento a los ciudadanos puesto a la orden de fusilamiento en 1824 por oponerse al tiránico reinado de Fernando VII.

Esta plaza tiene un gran potencial y en otro lugar probablemente estaría llena de restaurantes y vida nocturna; en la actualidad, sin embargo, es un lugar más bien melancólico después del anochecer. Sin embargo, todo esto puede estar a punto de cambiar ya que se han iniciado los trabajos de una completa remodelación de sus edificios y monumentos.

Puerta de Purchena

Otros lugares de interés se encuentran a un par de minutos a pie de la Puerta de Purchena, que toma su nombre de una puerta morisca -desaparecida hace mucho tiempo- donde al-Zagal, el último gobernante moro de la ciudad, se rindió a los monarcas católicos en 1490. En el lado oeste del cruce, al final de la c/Tenor Iribarne en la c/de los Aljibes 20, se encuentran algunos aljibes moriscos del siglo XI bien conservados - conocidos como Los Aljibes Arabes (de lunes a viernes de 9 a 14 horas; gratis).

En el lado suroeste de la Puerta de Purchena destaca Los Refugios, Plaza Manuel Pérez García s/n (visitas guiadas martes-domingo 9.30-1pm y martes-viernes 17.30 y 18pm), una serie de refugios antiaéreos subterráneos utilizados por la población de la ciudad durante los bombardeos de la Guerra Civil por parte de las fuerzas navales y aéreas nazis e italianas.

Entre febrero de 1937 y la primavera de 1938, los ingenieros de la ciudad construyeron nada menos que 4,5 km de túneles bajo la ciudad con 67 puntos de acceso para albergar a 35.000 ciudadanos.

Gran parte del resto de la población, que entonces era de 50.000 habitantes, se refugió en las cuevas del barrio de La Chanca, habitado ahora por la comunidad gitana de la ciudad.

Abiertos al público por primera vez como museo, los túneles están magníficamente construidos con conductos de ventilación y escudos para evitar que los quintos columnistas arrojen granadas de mano, y también hay un quirófano. Los lugares de las visitas deben reservarse con antelación por teléfono para garantizar la entrada.

Justo al sur de aquí, la Calle de las Tiendas (la continuación de la c/de los Aljibes) - la calle más antigua de la ciudad - se llamaba antiguamente Calle Lencerías y en el siglo XIX era la calle comercial más de moda de Almería. Algunas de las farolas sobreviven de este período, aunque el lugar se ha convertido ahora en un lugar bastante sórdido.

Un poco más abajo se encuentra la Iglesia de Santiago, que data de la misma época que la catedral y está construida con piedra de la misma cantera.

Un fino portal plateresco incorpora una estatua de Santiago matando a los moros así como el escudo de armas del todopoderoso obispo Villalán, el fundador de la catedral.

Por último, al otro lado del Paseo de Almería, la calle principal que sale de la Puerta de Purchena por su lado sur, también merece la pena echar un vistazo al colorido mercado diario (7am-2pm) al final de la c/Aguilar de Campo.

Museo Arqueológico y Centro de Arte

El Museo Arqueológico de Almería (martes de 2.30 a 8.30, miércoles y sábado de 9 a 20.30, domingo de 9 a 14.30; 1,50 euros) es un nuevo e impresionante museo de alta tecnología al este del centro de la ciudad y merece la pena visitarlo.

La principal atracción para la mayoría de los visitantes es la exposición en el primer piso de los hallazgos del notable sitio calcolítico de Los Millares, que están magníficamente expuestos.

También hay una maqueta informativa que muestra cómo se habría visto el sitio en su cenit en el tercer milenio a.C. La segunda planta muestra más hallazgos de Los Millares además de otros yacimientos prehistóricos de la provincia, y tiene secciones que tratan de los ritos funerarios y las costumbres de entierro.

La tercera planta está dedicada al pasado romano y morisco de la provincia de Almería, con algunas cerámicas especialmente destacadas en esta última.

Cerca de la estación de trenes y autobuses se encuentra el impresionante Centro de Arte, Plaza de la Estación s/n (Lun 6-9pm, Mar-Sab 11am-2pm & 6-9pm, Dom 11am-2pm; gratuito), que a menudo organiza interesantes exposiciones de arte con temas españoles e internacionales (detalles en cualquiera de las oficinas de turismo).

Restaurantes en Almería

Almería tiene un sorprendente número de lugares interesantes y de buen valor para comer y beber. La mayoría de las mejores opciones para comer se encuentran alrededor de la Puerta de Purchena y en la red de calles estrechas que se encuentran entre el Paseo de Almería y la catedral.

En agosto, la ciudad celebra su festival anual de música y arte, la Fiesta de los Pueblos Ibéricos y del Mediterráneo, con conciertos y eventos de baile, muchos de ellos gratuitos, que tienen lugar en las plazas y otros lugares de la ciudad.

Para finalizar, el Festival de Flamenco con grandes artistas que actúan en un escenario montado en la atmosférica Plaza de la Constitución.

Durante la última semana del mes, la principal fiesta anual de la ciudad, la Romería de Augusto, también tiene lugar con muchas fiestas callejeras y espectaculares procesiones con gigantes del carnaval.

Restaurantes y bares de tapas

El mejor lugar para las tapas de la noche es alrededor de la Puerta de Purchena, donde - especialmente los fines de semana - todo el pueblo sale durante el paseo nocturno para ver y ser visto.

Los lugares alrededor de la catedral y el casco antiguo están más animados a la hora de la comida. Para el té o el café de la tarde con deliciosos pasteles diríjase a La Dulce Alianza, Paseo de Almería 8, cerca de la Puerta de Purchena, una pastelería centenaria con terraza.

Alrededor de la Puerta de Purchena

Bodega Aranda Rambla del Obispo Orbera 8, cerca de la Puerta de Purchena. Gran bar de tapas que zumba bastante a la hora del almuerzo cuando los profesionales locales vienen a comer. Antiguamente era la "sórdida" pensión donde un pobre Gerald Brenan se alojó en 1921 mientras esperaba una carta con dinero de Inglaterra, que nunca llegó.

Bodega Las Botas

c/Fructuoso Pérez 3, justo al sur de la Puerta de Purchena. Gran lugar de tapas con jarretes de jamón serrano colgantes y mesas de jerez volteadas; el excelente fino y la manzanilla (servidos con una tapa gratis) va bien con el especial de la casa, merluza en escabeche.

Bodega Ortega

c/Obispo Orbera 5, casi enfrente del Aranda. Un gran bar de tapas decorado con carteles de corridas de toros donde un simpático propietario sirve tapas de marisco hechas con pescado fresco del mercado cercano.

El Quinto Toro

c/Reyes Católicos 6. Bar de tapas atmosféricas de primera clase que toma su nombre del quinto toro de la corrida (reputado siempre como el mejor). Servicio amable y patatas a lo pobre que hacen agua la boca.

El mismo propietario también dirige El Quinto Toro II ligeramente al sureste de aquí en el cruce de la c/Javier Sanz con la c/Padre Santaella, que también merece una visita.

La Encina

c/Marín 16. Excelente pequeño restaurante de precio medio con la emergente chef Francisca Pérez al frente del fogón. Sirve excelentes tapas en su barra en la parte delantera y creativos e innovadores platos de pescado y carne en un acogedor restaurante en la parte trasera (donde se destaca un pozo moro que se encontró durante la remodelación del restaurante); menú de degustación por 37 euros.

La Espartería

c/Granada 8. Un nuevo y elegante restaurante con algunas interesantes tomas de los favoritos andaluces con algunos platos de inspiración japonesa, también. Ofrece los platos del día, con una lista de vinos de precio razonable y un menú de degustación por 40 euros.

Peña Taurina Almeriense

c/Regocijos 23, al norte de la Puerta de Purchena. Gran bar antiguo donde los aficionados a las corridas se reúnen para hablar de las peleas pasadas, presentes y futuras, miradas con desprecio por las fotos históricas y la parafernalia.

Restaurante Alfareros

c/Marcos 6, ligeramente al noreste de la Puerta de Purchena. Maravilloso lugar barato para comer, lleno a la hora del almuerzo con gente del pueblo para el mercado, con un menú de excelente valor por 10 euros.

Restaurante Torreluz Mediterraneo Plaza Flores 1. Cerca del hotel del mismo nombre, este es un muy buen restaurante de precio medio con una inclinación creativa. Pruebe su excepcional presa de paleta ibérica escabechada. Hay un menú de degustación por 35 euros.

Restaurante Valentin

c/Tenor Iribarne 19. Propiedad de la misma gente que la Bodega Las Botas, es un elegante restaurante de precio medio y bar de tapas que destaca por sus mariscos; tiene un menú de degustación por unos 35 euros. Cerrado el lunes.

Tetería-Restaurante Almedína

c/Paz 2. Una pequeña y amistosa tetería dirigida por marroquíes que sirve comidas completas más tarde, incluyendo cuscús y tagines de pollo y cordero. A menudo organiza conciertos en vivo de flamenco y música norteafricana los fines de semana.

Alrededor de la catedral

Añorga

c/Padre Alfonso, ligeramente al sur de la Iglesia de San Pedro. Bar de tapas vascas con una gama de pinchos y raciónes. Tiene una pequeña terraza en esta calle peatonal.

Bar Bahía de la Palma

Plaza Administración Vieja 1, junto a la Plaza Vieja. Un gran bar antiguo y una buena parada de tapas a la hora de comer; también sirven platos combinados. La música flamenca grabada es el acompañamiento de la bebida aquí y algunas noches incluso ponen sesiones en vivo.

Bodega El Ajoli

c/Padre Alfonso s/n. Frente a Añorga, este bar de tapas y raciónes también tiene mesas al aire libre. Se especializa en platos de cerdo, pedir su surtido te da un poco de todo.

Bodega Montenegro

Plaza Granero, justo al oeste de la catedral. Un encantador bar de barrio, lleno de barriles. Una vez que superan la novedad inicial de ver pasar a un extranjero por la puerta, sirven grandes vinos locales y tapas de mariscos.

Casa Joaquín

c/Real 111, cerca del puerto. Fino y popular bar de tapas que zumba con los bebedores satisfechos la mayoría de las tardes. Todas las tapas y raciones son excelentes, especialmente los mariscos.

Casa Puga

Esquina de la c/Lope de Vega y c/Jovellanos. Con jamones colgados del techo, mesas con mármol y paredes cubiertas de azulejos, es otro destacado bar de tapas -fundado en 1870- con un gran ambiente y una clientela fiel; pruebe el atún en escabeche o los boquerones en vinagre. También tiene una de las mejores bodegas de Andalucía.

Salir de noche por Almería

Para bares de copas y música, pruebe las calles alrededor de la Plaza Masnou, en el extremo sur de la Alameda, y la c/Trajano ligeramente al noreste de aquí, ambas áreas rebosantes de acción especialmente los fines de semana.

Para alejar la marcha nocturna de la zona residencial en verano, el ayuntamiento erige una línea de carpas discoteca al comienzo del Paseo Marítimo, cerca de la playa - alrededor de las 3 de la madrugada estos lugares empiezan a ponerse bastante salvajes.

En el Paseo de Almería, en el número 56, Molly Malone es un popular bar que se encuentra en el elegante y antiguo Casino con un teatro a sus espaldas; su terraza al aire libre es un gran lugar para tomar una copa en las noches de verano.

Para el flamenco, el único establecimiento genuino es la Peña El Taranto, que toma su nombre del taranto, la dramática y clamorosa contribución de Almería al canon del flamenco. Con sede en los Baños Árabes, cerca de la Puerta de Purchena, este club celebra conciertos regularmente (excepto en agosto) y los detalles están disponibles en cualquiera de las oficinas de turismo.

Información de interés

Aeropuerto

Los autobuses locales hacen el viaje desde el centro cada 30 minutos entre las 7 de la mañana y las 9 de la noche; toma la línea 20, etiquetada "El Alquián", desde el cruce de la Avda. Federico García Lorca y la c/Gregorio Marañón.

Fútbol

Almería apoya a dos equipos, ambos fundados en los años 80. U.D. Almería, alcanzó las alturas vertiginosas de la primera división sólo 18 años después de su fundación, donde actualmente se mantienen. Almería juega en el Estadio Juegos Mediterráneos, al este de la estación de trenes y autobuses.

Mapas de senderismo

Librería Cajal, c/Navarro Rodrigo 14, justo al sur del mercado, dispone de guías de paseo y mapas. Cerca de Picasso, c/Reyes Católicos 16 es un lugar similar.

Hospital

La principal enfermería es el Hospital Torrecárdenas en el noreste de la ciudad.

Taquillas para dejar las maletas

Hay taquillas que funcionan con monedas en la Estación Intermodal (tren-bus).

Policía

Contacte con la Policía Municipal c/Santos Zárate 11, en el extremo norte de la Avda. Federico García Lorca, para denunciar robos o pérdidas. En caso de emergencia marque T092 (policía local) o T091 (nacional).

Oficina de Correos

Plaza Cassinello 1 (Lun-Vie 9am-8pm, Sáb 9am-1.30pm), cerca de la Plaza del Ecuador, en el Paseo de Almería.

Billetes de tren

Los billetes de tren están disponibles en la estación de tren y en la oficina de RENFE en la c/Alcalde Muñoz 7, detrás de la iglesia de San Sebastián, cerca de la Puerta de Purchena.

Historia de Almería

Almería es una ciudad agradable y en gran parte moderna, extendida al pie de una dura colina gris dominada por un magnífico fuerte moro. Fundada por los fenicios y desarrollada por los romanos, que la llamaron Portus Magnus, fue como una ciudad morisca - rebautizada al-Mariyat (El espejo del mar) - que Almería creció a la prominencia.

El sultán Abd ar-Rahman I inició el programa de construcción poco después de la conquista, en el año 713, con un arsenal junto al puerto, y la gran Alcazaba, que sigue siendo el rasgo dominante de la ciudad, fue añadida en el siglo X por Abd ar-Rahman III cuando la ciudad formó parte del califato cordobés.

Los esplendores creados aquí por los moros - la mayoría de los cuales se han perdido - inspiraron la rima popular al principio de esta sección, contrastando esta temprana prosperidad con las glorias mucho más tardías de la Granada nazarí.

Tras el colapso de la Córdoba morisca, la prosperidad de Almería apenas se vio afectada y, como principado o estado taifa, se convirtió en el principal puerto del país, famoso por sus exportaciones de seda, así como en un nido de piratas temido en las costas adyacentes. Este período terminó cuando la ciudad cayó ante las fuerzas de Fernando en 1490 y los moros fueron expulsados.

Sus posesiones y tierras fueron entregadas a los oficiales del ejército conquistador, formando la base del señoritismo que ha plagado Almería y Andalucía a lo largo de los tiempos modernos.

Como era de esperar, se produjo un prolongado declive en los trescientos años siguientes, que sólo se invirtió con la introducción del ferrocarril y la construcción de un nuevo puerto en el siglo XIX, así como con la apertura a la explotación de las vastas riquezas minerales de la provincia, en particular el hierro, el plomo y el oro.

La Guerra Civil interrumpió este progreso. Los estibadores comunistas de la ciudad apoyaron incondicionalmente a la República, en un momento dado en 1937, haciendo que Hitler ordenara que la ciudad fuera sometida a un bombardeo aéreo y que la flota alemana la bombardeara desde la costa.

Fue una de las últimas ciudades en caer en manos de las fuerzas de Franco en 1939, tras lo cual se produjeron muchos suicidios para evitar el destino previsto para los enemigos más acérrimos del nuevo orden.

Aunque sigue siendo el centro de una de las zonas más pobres de Europa, Almería busca hoy un futuro más próspero basado en la producción intensiva de hortalizas en la vega circundante, junto con la obtención de una mayor participación en la economía turística de España.

Ir arriba