Arcos de la Frontera

Desde cualquier dirección que se acerque, su primera vista de Arcos de la Frontera - la más occidental de los Pueblos Blancos - será fabulosa.

A pleno sol, el pueblo brilla magníficamente en su gran doble peñón de piedra caliza sobre el Río Guadalete. Esta dramática ubicación, realzada por casas bajas y blancas e iglesias de fina arenisca, le da a la ciudad una sensación y apariencia similar a la de Ronda.

Fechada en la época ibérica y conocida como Arco Briga por los romanos, Arcos se hizo famosa como una ciudad morisca dentro del califato cordobés.

La toma de Arcos por las fuerzas cristianas bajo el mando de Alfonso El Sabio en 1264 fue una verdadera hazaña contra lo que debió ser una fortaleza miserablemente inexpugnable.

Cada 29 de septiembre, las estrechas calles de Arcos se hacen eco de los gritos de cientos de niños cuando corren los toros en la Feria de San Miguel en honor al patrón de la ciudad. Ver a estas niñas y niños saltar para agarrar un balcón colgante, para levantarse de los cuernos del toro desbocado, es un espectáculo realmente mordaz, y sorprendentemente pocos parecen resultar heridos.

Qué ver en Arcos de la Frontera

La mayoría de los monumentos de Arcos se encuentran en el casco antiguo más alto, donde pasará gran parte de su tiempo. La nueva ciudad se ha extendido al oeste y al este de aquí, al pie del peñón.

La estación de autobuses está en la nueva ciudad en la c/Corregidores, servida por las compañías Comes y Amarillo, con autobuses regulares a Cádiz y Jerez.

Aparcar en las estrechas calles del casco antiguo es difícil (aunque todos los hoteles tienen sus propios arreglos) y sería mucho mejor tratar de encontrar espacio en el Paseo de Andalucía o usar un aparcamiento de pago (hay uno debajo del propio Paseo).

Un Turismo en la céntrica Plaza del Cabildo (de lunes a sábado de 10 a 14.30 y de 17 a 20, y los domingos de 10.30 a 13.30) puede proporcionarte un mapa detallado, que necesitarás para orientarte en la nueva ciudad.

Un kiosko de verano (marzo-octubre de lunes a viernes de 10.30 a 13.30) también funciona en el Paseo de Andalucía, al que se llega siguiendo el Paseo de los Boliches. El Turismo realiza visitas guiadas durante la semana a los monumentos y patios del casco antiguo, con salida de su oficina a las 11 de la mañana (7 euros, incluida la entrada a las iglesias).

Actualmente, el acceso a Internet sólo está disponible en el Locutorio El Barrio, Plaza de las Aguas s/n de la ciudad nueva (de lunes a sábado de 10.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 21.00 horas). El Turismo también dispone de un ordenador único de uso público. Un útil servicio de microbús (L-S hasta las 21.15 h; 0,80 euros) va y viene entre la Plaza de España y el Paseo de Andalucía en la ciudad nueva y la Plaza del Cabildo en el casco antiguo - ahorrándole una subida.

Hoteles y casas rurales en Arcos de la Frontera

Recientemente se han abierto varios hostales que ofrecen alojamiento económico en el casco antiguo de la ciudad, que antes era el coto exclusivo de un puñado de hoteles de lujo. Más abajo, la nueva ciudad tiene muchas más opciones, incluyendo una vieja fonda renovada en la calle principal, c/Corredera.

Quedarse un poco fuera de la ciudad, en el Lago de Arcos, donde hay un hostal y el camping Lago de Arcos, es otra posibilidad - aunque necesitarás repelente de insectos en verano. Hay un servicio de autobús al lago. Cabe señalar que fuera de la temporada alta los precios pueden bajar hasta un cincuenta por ciento.

Casa Blues

c/Callejas 19 Nuevo y acogedor hostal con habitaciones luminosas y aireadas con TV y ventiladores, todas
con vistas impresionantes. También alquila un par de apartamentos contiguos (4).

Hacienda El Santiscal

3 km fuera de la ciudad en la orilla del lago, más allá del campamento. Pequeño hotel rural en una hermosa hacienda convertida con habitaciones con aire acondicionado muy agradables, restaurante y una piscina en el terreno. Se puede montar a caballo.

Hostal-Bar San Marcos

c/Marqués de Torresoto 6. Excelente hostal en el casco antiguo, que ofrece agradables habitaciones con baño. Los amables propietarios tienen un acogedor bar-restaurante en la planta baja con un menú por 7 euros.

Hostal Mesón de la Molinera Lago de Arcos.

Tranquila ubicación en el paseo marítimo con impresionantes vistas hacia Arcos en la cima de su colina.
Habitaciones estilo chalet con baño y terraza, gran piscina y fácil aparcamiento. También tiene su propio bar y restaurante, y el restaurante del camping cercano también es bueno.

Hotel Arcotur

c/Alta 1, en la nueva ciudad. Pequeño hotel que ofrece habitaciones con aire acondicionado y baño con TV y balcón (algunas con grandes vistas); también hay un café en la azotea para desayunar.

Hotel El Convento

c/Maldonado 2. Impresionante hotel en un antiguo convento del siglo XVII cuyas cómodas habitaciones con aire acondicionado - se recomienda 8 y 9 - tienen una vista espectacular sobre la vega. Los desayunos se sirven en un patio encantador.

Hotel Los Olivos

c/San Miguel 2, en la nueva ciudad Encantador y amigable hotelito cerca de los jardines del Paseo de Andalucía, en una casa antigua magníficamente restaurada. Algunas de las luminosas habitaciones con aire acondicionado tienen buenas vistas, hay un patio interior lleno de plantas y hay más vistas desde una terraza en la azotea. También hay un aparcamiento.

Hotel Marqués de Torresoto

c/Marqués de Torresoto 4. Agradables habitaciones con aire acondicionado en una mansión convertida del siglo XVII, antigua sede de los marqueses de Torresoto. El encantador patio columnado -con capilla barroca- sirve ahora de restaurante (abierto al público) y su cafetería de al lado también es buena y ofrece un menú por 6,50 euros.

La Casa Grande

c/Maldonado 10. Situado en la misma cima del acantilado que el parador, este elegante hotel tiene hermosas habitaciones dentro de una casa señorial restaurada con un patio interior columnado y una sensacional vista desde la terraza de su bar a través del valle del río. También ofrecen algunas suites más caras.

Parador de Arcos de la Frontera Plaza del Cabildo

Colocado en un pedestal de roca - con cimientos reforzados para evitar que se deslice sobre el acantilado - este es uno de los paradores más pequeños con elegantes balcones para disfrutar de la vista. Hay un encantador patio (abierto al público para bebidas y té de la tarde) y la terraza "nido de cuervo" tiene las mejores vistas de la ciudad. También tiene un restaurante con un menú recomendado por unos 30 euros.

Pensión Callejón de las Monjas

c/Dean Espinosa 4. Una pensión decente, aunque estrecha, para habitaciones con baño en el corazón del casco antiguo; algunas habitaciones un poco más caras tienen aire acondicionado y terraza.

La ciudad

Lo mejor que se puede hacer en Arcos de la Frontera es pasear por la maraña de calles estrechas, bordeadas por una mezcla de edificios moros y renacentistas. En el corazón del casco antiguo o barrio monumental se encuentra la Plaza del Cabildo, a la que se llega fácilmente siguiendo las indicaciones del parador, que ocupa todo un lado de la misma.

Flanqueando otros dos lados se encuentran (detrás del Ayuntamiento) las murallas y torres del castillo (el castillo es de propiedad privada y está fuera de los límites) y la gran iglesia gótico-mudéjar del siglo XV de Santa María de la Asunción (L-V 10-13 y 15.30-18.30, Sáb 10-14, D 8.30 para la misa; 1,50 euros), construida sobre una mezquita anterior; uno de los lados se deja abierto, ofreciendo unas vistas espectaculares del valle del río y la vega.

La fachada sur plateresca de Santa María con adiciones posteriores es una obra impresionante, aunque un campanario inacabado desequilibra el conjunto - el original fue destruido por el terremoto de Lisboa de 1755 y el plan era elevar este nuevo a 58m, el segundo en altura sólo a la Giralda de Sevilla. Tres años más tarde, sin embargo, el dinero se agotó y la torre descansó a unos relativamente débiles 37m.

La torre puede ser visitada (3 euros) y ofrece vistas sobre la ciudad y sus alrededores. El sombrío interior de la iglesia tiene una fina bóveda gótica, así como un impresionante retablo, una sillería del coro exquisitamente tallada por Pedro Roldán, y un tesoro con toda la colección habitual de plata de la iglesia y algunas obras de arte de dudosa reputación.

Al este de aquí, en la c/Núñez de Prado, la iglesia gótica de San Pedro (de lunes a sábado de 10 a 13 y de 16 a 19, los domingos de 10 a 13.30; 1 euro), situada precariamente en el borde del acantilado, fue reconstruida en el siglo XVI sobre un fuerte morisco original.

El imponente exterior y la torre barroca posterior contrastan fuertemente con el interior, donde un fino retablo del siglo XVI documenta la vida de San Pedro y San Jerónimo y es el más antiguo de la provincia.

A ambos lados se encuentran pinturas de San Ignacio y La Dolorosa de Pachecho, el tutor de Velásquez. También está el cuerpo no descompuesto de San Víctor (afortunadamente detrás de un cristal) y una imagen de la Virgen atribuida a La Roldana, la hija del escultor Pedro Roldán.

Puedes subir a la torre, pero necesitarás una buena cabeza para las alturas, ya que hay pocas barandillas en la cima para evitar una caída desagradable.

Otros monumentos de este barrio son el Palacio del Mayorazgo, c/Maldonado, con una fachada renacentista y finos patios en su interior (L-S 10-14 y 17-8, D 11-14; gratuito), y más al este todavía, el convento de San Agustín (todos los días excepto el martes 10. 30-13 y 15.30-18.30; gratuito), en el estrecho cuello del espolón, cuya iglesia contiene un fino retablo de madera tallada del siglo XVII y la imagen más venerada de Jesús Nazareno (Cristo con la cruz).

Cerca, en la c/Cuna, está la Casa Cuna, antigua sinagoga del antiguo gueto judío.

Al este de la ciudad, la carretera A372 que conduce a Ronda baja a un par de playas de arena en la orilla del río, y al norte de aquí el Lago de Arcos (en realidad un embalse) es un buen lugar para nadar.

El lago está comunicado por nueve autobuses diarios en cada dirección (sólo servicio de domingo en julio y agosto) que salen de la Plaza de España, debajo del casco antiguo.

Dónde comer en Arcos de la Frontera

Hay poca variedad cuando se trata de comer y beber en Arcos, pero vale la pena buscar un par de buenos lugares. Además de la lista de abajo, muchos de los hoteles y hostales tienen restaurantes propios.

Alcaraván

c/Nueva 1, cerca de los muros del castillo. Atmosférico restaurante de la cueva que sirve tapas y platos asados.

Bar-Restaurante Terraza

c/Múñoz Vásquez. Debajo del casco antiguo, en los jardines del Paseo de Andalucía, es un lugar agradable para sentarse y sirve una gran variedad de platos combinados económicos y un menú por 8 euros.

Café-Bar El Faro

c/Debajo del Corral 14, en la nueva ciudad. Buenas tapas y platos combinados. Café Olé Cerro de la Reina 8, cerca de la Plaza de España. Un lugar moderno que sirve bebidas y platos combinados decentes en una terraza de una plaza renovada.

Cafetería Albeniz

c/Muñoz Vázquez 10, cerca del Bar-Restaurante Terraza. Agradable cafébar que sirve una variedad de ensaladas, platos de pescado y carne, así como paella; tiene una pequeña terraza.

Mesón Los Murales

Plaza de Boticas 1. Una de las mejores opciones a bajo precio en el casco antiguo, cerca de la iglesia de San Pedro, y que sirve un menú económico por 9 euros. Tiene una pequeña terraza en la calle. Platos principales 7,50-11,50 euros.

Taberna José Viuda Plaza Rafael Pérez del Alamo 13 en la ciudad nueva. Atmosférico y muy popular bar de tapas y raciónes que sirve una amplia gama de tapas en un ambiente flamenco.

Salir por Arcos de la Frontera

Los habitantes de Arcos tienden a frecuentar los bares y restaurantes para la vida nocturna, sin embargo, en verano hay bastantes eventos gratuitos al aire libre, como conciertos de flamenco (e incluso de rock) y vale la pena consultar con el Turismo, o examinar el periódico semanal local, Arcos Información, para ver lo que está por venir.

Los jueves a las 22.30 horas en julio y agosto suele haber conciertos de flamenco en la Plaza del Cananeo, cerca de la Iglesia de San Pedro en el casco antiguo. La acogedora Peña de Flamenco de Arcos, Plaza de la Caridad 4, al este del casco antiguo, también ofrece flamenco regular - y auténtico - con actuaciones (shows) la mayoría de los fines de semana (no en julio y agosto), normalmente los sábados después de las 10.30pm pero llame primero (sólo en español) para comprobarlo.

Alternativamente, Bora Bora es una discoteca al aire libre en la orilla del lago en verano, que se pone en marcha después de las 11pm, y en julio y agosto hay bares musicales en tiendas de campaña ("Las Carpas") debajo del Paseo de Andalucía, al oeste de la estación de autobuses.

Ir arriba