Sierra subbética

El camino continúa hacia el sur en la zona conocida geográficamente como la Sierra Subbética Cordobesa, un escarpado y accidentado espolón de la Cordillera Bética en el extremo sureste de la provincia, y ahora designada oficialmente como el Parque Natural de las Sierras Subbéticas.

Más allá de Castro del Río, la N432 sube suavemente a través de colinas cubiertas de olivares hasta llegar al centro de producción de aceite más famoso de Andalucía, Baena Córdoba. Famoso durante siglos por la alta calidad de su aceite de oliva, los enormes depósitos metálicos para almacenar el aceite se pueden ver en las afueras de la ciudad.

Baena fue un lugar importante y poblado en el período moro, pero el pueblo se redujo como resultado de la emigración en el siglo XX. Sin embargo, en los últimos años ha vuelto a la carga gracias a su riqueza petrolífera y agrícola y hoy emana un aire ocupado y próspero.

Cómo llegar a Baena Córdoba

A su llegada, debe dirigirse a Turismo, c/Virrey del Pino 5 (martes-sábado 10am-2pm y 6-8pm), ligeramente al este de la Plaza de España, que puede proporcionar un útil mapa de la ciudad. Encontrar lugares para alojarse fuera del período de Semana Santa no es un problema y se atiende a todos los presupuestos.

El céntrico y acogedor Hostal Rincón, c/Llano del Rincón 13, cerca de la Plaza de España, tiene habitaciones con aire acondicionado y televisión. Cerca de allí, el valioso Hotel Iponuba, c/Nicolas Alcalá 9 es más lujoso y tiene un garaje. Cerca del Turismo, la elegante y acertadamente llamada Casa Grande, Avda. Cervantes 35 es un hotel de tres estrellas muy cómodo, aunque un poco caro, dentro de una mansión convertida.

Tal vez la opción más atractiva desde el punto de vista económico sea el Albergue del Ayuntamiento Ruta del Califato, c/Coro 7, un albergue juvenil cerca de la iglesia de Santa María en la parte alta de la ciudad. La mayoría de las habitaciones son dobles (con baño compartido) y hay dormitorios que cobran 15 euros por persona y por cama. Si a esto le añadimos las espectaculares vistas, un bar-restaurante para desayunos y comidas con un menú de 7,50 euros, todo ello se convierte en una encomiable pieza de la empresa municipal.

Baena ciudad

La mayoría de los lugares de interés de Baena se encuentran en la parte alta de la ciudad, a la que se llega siguiendo la calle Juan Rabadan desde la Plaza de España hasta la Plaza de la Constitución. El almacén porticado del siglo XVIII es ahora un centro cultural y otra parte del mismo edificio alberga el Mesón Casa del Monte, un buen bar de tapas y restaurante.

Desde la misma plaza, la c/Henares sube de nuevo a la Casa de la Tercia, del siglo XVIII (martes-sábado de 11 a 14 y de 18 a 20, domingo de 11 a 14; gratuito), una elegante casa señorial que contiene un interesante museo arqueológico (con mucho sobre la antigua producción de aceite de oliva) y el Museo de Semana Santa, que abarca la historia de la Semana Santa de Baena y sus tambores.

Continuando por la c/Henares y girando a la izquierda se llega a la iglesia gótica de Santa María, de principios del siglo XVI (sólo en horario de servicio, pruebe a las 19:00-20:00) con un bonito portal y una torre morisca, probablemente el minarete de una antigua mezquita.

La iglesia es un triste testamento de la ferocidad de la Guerra Civil, durante la cual este bello edificio fue puesto en la hoguera. Arruinada y sin techo durante muchos años, ha sido objeto de una importante restauración que presenta un magnífico techo abovedado de madera.

La fina reja de hierro (pantalla de altar) también sobrevive como un recordatorio de los días anteriores. Una imagen de lo que se perdió, incluyendo un precioso retablo, se conserva en una fotografía descolorida que cuelga en la sacristía (el Turismo también muestra una copia en su vestíbulo de entrada). Detrás de la iglesia se encuentra el convento mudéjar de Madre de Dios, del siglo XVI (horario de servicio de 7-8pm), con un fino pórtico de estilo gótico tardío, e igualmente fino retablo, coro y artesonados en su iglesia.

Un poco más al noroeste de la Plaza de España, el Museo del Olivar, c/Cañada 7 (martes-domingo 11-14 y 18-20, domingo 11-14, gratuito) rinde homenaje a la historia y el desarrollo de la producción de aceite de oliva en la zona con exposiciones que explican la historia y los métodos de producción, además de la posibilidad de probar y comprar los afamados aceites de Baena. Una sección también trata de los usos modernos del aceite y sus subproductos - Baena tiene ahora una central eléctrica alimentada por los residuos del olivo.

Además del aceite, Baena también es famosa por sus rituales de Semana Santa, que incluyen un concurso de redoble de tambores cuando las calles se llenan con el ensordecedor sonido de hasta dos mil tambores que se tocan simultáneamente. De miércoles a viernes durante la Semana Santa es el momento de evitar, a menos que tengas tapones para los oídos.

Dónde comer

Hay muchos lugares para comer y beber en los alrededores del centro; el Hostal Rincón tiene un muy buen restaurante con un menú por 9 euros y, al lado, Primero de la Mañana es un buen lugar para desayunar.

Un restaurante que está un poco por encima del resto es el Mesón Casa del Monte, en la parte alta de la ciudad, en la Plaza de la Constitución, frente al Ayuntamiento con un menú económico. Otro excelente lugar para comer es el Mesón de los Arcos, en el lado este del Parque Ramón Santaella, cerca del Hotel Casa Grande; además de tapas y raciónes también ofrece un excelente menú económico por 8,50 euros y tiene una terraza.

Aceite de Baena Córdoba

España produce, y probablemente consume, más aceite de oliva que cualquier otro país del mundo. Sin embargo, esto no siempre fue así, y cuando los griegos introdujeron la aceituna en la península en el primer milenio antes de Cristo, fue vista con recelo por los nativos ibéricos que continuaron usando su tradicional manteca de cerdo.

Sólo con la llegada de las legiones romanas comenzaron a adquirir el gusto por ella, y bajo la supervisión romana el aceite hispano se convirtió en el más fino y caro del imperio.

Más tarde, sofisticados invasores moros enseñaron a los íberos mejores técnicas de cultivo, así como posibilidades culinarias y medicinales. Los nombres moros, y ahora españoles, para el aceite y la aceituna, aceite y aceituna, son un legado de esta época.

Hoy en día, los españoles son grandes conocedores del aceite de calidad y Baena tiene su propia denominación oficial de origen, respaldada por un organismo regulador oficial, el Consejo Regulador, que garantiza los estándares alcanzados por los estrictos métodos de producción.

El mejor aceite de Baena se compara con los mejores de Europa, y las almazaras (molinos de aceite), como la que ha operado durante varias generaciones la familia Núñez de Prado en la ciudad, tienen un gran cuidado en todas las etapas del proceso de producción. Las aceitunas cultivadas en la finca se recogen a mano antes de ser molidas para obtener una pasta en antiguos molinos de piedra de granito.

El aceite de "libre circulación" -sin aplicar más presión- que resulta de este proceso se considera el gran cru del comercio del aceite y se necesitan once kilos de aceitunas para producir sólo un litro de dicho aceite.

Con una acidez notablemente baja y un sabor concentrado y desgrasado, este aceite es demasiado bueno (y costoso) para la cocina y se utiliza poco para aromatizar el gazpacho - en la provincia de Córdoba, el salmorejo - o para degustarlo en un bocado de pan como tapa.

El molino de Núñez de Prado, Avda. de Cervantes 15 (junio-septiembre de lunes a sábado de 8 a 15 horas, octubre-mayo de lunes a viernes de 9 a 14 y de 16 a 18.30 horas, sábados de 9 a 13 horas), con partes que datan del siglo XVIII, está cerca de la Plaza de España y puede ser visitado, aunque la mayor parte de la acción tiene lugar entre noviembre y febrero, cuando se prensan las aceitunas cosechadas. Su tienda vende una gama de aceites incluyendo la famosa flor de aceite a precios de ganga.

Luque Córdoba

Siete kilómetros más allá de Baena, un giro a la derecha conduce al atractivo pueblo de Luque Córdoba, que se extiende debajo de un desalentador afloramiento rocoso coronado por el casi obligatorio castillo.

Las ruinas del castillo morisco, que datan del siglo XIII, merecen una mirada, y a su lado se encuentra la fachada de piedra caliza dorada de la iglesia gótico-renacentista de la Asunción con un retablo cuya imagen central de San Juan se atribuye a Martínez Montañés.

No hay alojamiento, pero para comer el Bar-Restaurante La Plancha, frente a la iglesia, es un animado lugar de encuentro local, donde se sirven tapas y raciónes así como platos combinados.

Ir arriba