Baños de la Encina Jaén

Poco más allá de Andújar la A4-E5 se aleja del valle del Guadalquivir para dirigirse hacia el noreste a Bailén, una ciudad rural y agrícola: Baños de la Encina en Jaén, donde las tropas de Napoleón sufrieron una aplastante derrota en 1808. Desde aquí sigue otros 45 km hasta la frontera de Andalucía con La Mancha en el paso de Despeñaperros y Madrid.

Otras posibles rutas desde este cruce conducen al sur a la ciudad de Jaén, o al este a Baeza y Úbeda vía Linares. Unos 6 Km. después de Bailén, un giro a la izquierda lleva al importante pueblo de Baños de la Encina, que tiene uno de los castillos moros más impresionantes de Andalucía.

Qué ver en Baños de la Encina

Coronando una baja colina sobre el pueblo, el Alcázar del siglo X es una vista magnífica con sus catorce torres cuadradas y su enorme torre del homenaje espaciada a lo largo de un muro almenado.

Construido por al-Hakam II de Córdoba, el fuerte fue completado en 967, sin duda para controlar el territorio escarpado y montañoso del norte, el dominio de varios clanes ibéricos rebeldes.

Alcázar de Baños de la Encina

El acceso se realiza a través de un arco de doble herradura, en el que una placa en letra árabe data el edificio en el año 357 de la Hégira (967 d.C.), la fortaleza tiene una planta ovalada y desde las almenas se divisa una buena vista del pueblo y de la Sierra de Cazorla al este y el embalse menos impresionante que hay detrás. Antes el Alcázar sólo tenía visitas los fines de semana (Sábados 6.30-7.30pm, Domingos 10.30-12.30pm; 1 euro). Ahora está abierto toda la semana.

Sin embargo, se pretende que el monumento vuelva a estar abierto de forma regular y merece la pena llamar a la servicial oficina de turismo, Callejón del Castillo 1 (Julio-Agosto Martes-Domingo 10am-1.30pm, Septiembre-Junio Martes-Domingo 10am- 1.30pm y 5-7.30pm), justo al lado de la plaza principal, para obtener la última información.

La oficina de turismo de Baños de la Encina en Jaén también realiza una visita guiada de noventa minutos al castillo y a los monumentos que se encuentran debajo (martes-domingo: mayo-agosto 11am y 6pm; septiembre-junio 11am y 5pm; 5 euros).

En la plaza principal, la Plaza de la Constitución, la espléndida iglesia gótico-renacentista de San Mateo, de piedra roja, con una elegante torre octogonal, también merece la pena echar un vistazo al interior para ver un exquisito sagrario construido en ébano y adornado con plata, mármol y carey, así como las estrechas y encaladas calles del pueblo salpicadas de un puñado de mansiones señoriales.

La Ermita del Cristo del Llano, una ermita del siglo XVIII situada en la parte alta del pueblo y a diez minutos a pie de la oficina de turismo, merece la pena hacer un recorrido para ver esta notable iglesia adosada a un convento.

Si llama al convento (preferiblemente fuera de la hora de la siesta) las monjas le permitirán entrar para ver la iglesia y su asombrosamente bello (y recientemente restaurado) camarín barroco con decoración estelar y estucos policromados de ángeles y santos subiendo al tejado.

Hoteles y casas rurales en Baños de la Encina

Para alojarse, el agradable Hotel-Restaurante Baños, Cerro de la Llaná s/n, que ocupa una colina detrás del castillo, dispone de habitaciones con balcón de buen valor, muchas de ellas con impresionantes vistas al castillo (la habitación 101 es la mejor).

Para la comida se pueden tomar tapas y raciónes en los bares de la plaza principal y en el Bar-Restaurante Mirasierra, c/Bailén s/n, cerca de la oficina de turismo, que también hace comidas completas. Detrás del castillo, el Restaurante La Encina, c/Consultorio 3, sirve platos sustanciosos de la sierra y un menú de buen valor y el restaurante del Hotel Baños es otra posibilidad tentadora con un menú económico para los días de semana.

Ir arriba