Cádiz capital

Situada en una lengua de tierra que encierra una bahía y un puerto natural perfecto, con algunas playas finas además, Cádiz tiene - se podría pensar - todos los elementos que hacen un lugar atractivo para visitar.

Pero a pesar de su ambiente de ciudad vieja y algunos museos, curiosamente el lugar parece incapaz de librarse de un melancólico letargo cuando se trata de entretener a los visitantes, y el mundo del turismo ya lo ha dejado atrás.

capital de cádiz

Una vez que se ha atravesado el tedioso suburbio moderno en su flanco oriental, el interior de Cádiz, construido en una península-isla a la que se entra por las Puertas de Tierra -un remanente sustancial de las murallas del siglo XVIII- tiene un aspecto muy parecido al que debió tener en los grandes días del imperio, con grandes plazas abiertas, callejones para los marineros y casas altas con torres.

Literalmente desmoronándose por el efecto del aire del mar en su suave piedra caliza, tiene una tremenda atmósfera - ligeramente sórdida, definitivamente en decadencia, pero aún llena de mística. Por encima de todo, Cádiz es una ciudad que sabe cómo divertirse.

Siempre se ha caracterizado por sus vibrantes fiestas: el antiguo poeta romano Marcial fue uno de los muchos que comentaron los bailes sensuales y arremolinados de las gentes del pueblo, lo que implica un origen pre-morisco del flamenco.

Aunque se asentó después de la Reconquista con inmigrantes de la ciudad norteña de Santander, Cádiz mantiene su reputación romana de jovialidad con un carnaval anual en febrero, reconocido como el mejor -y más salvaje- de España.

Qué ver en Cádiz

Museo de Cádiz

El Museo de Cadíz, Plaza de Mina 5 (martes 2.30-8.30pm, mier-sab 9am- 8.30pm, domingo 9.30-2.30pm; 1.50 euros, gratis con el pasaporte de la UE), ubicado en una mansión neoclásica imaginativamente restaurada justo al otro lado de la plaza del Turismo, es un lugar ideal para comenzar un tour por la ciudad.

La colección arqueológica de la planta baja (información sólo en español) incluye algunas joyas fenicias finas excavadas en la ciudad y figuritas de bronce del santuario del dios Melkaart en la isla de Sancti Petri

Los artefactos etruscos encontrados en el mismo sitio insinúan sofisticados vínculos comerciales tempranos. Otro templo fenicio de Astarté/Venus en el sitio del moderno Bastión de Santa Catalina produjo quemadores de incienso (quemaperfumes - los únicos encontrados en España) con decoración egipcia y una cabeza de terracota con llamativos rasgos negroides.

Dos notables sarcófagos fenicios del siglo V a.C. tallados en mármol blanco (uno masculino y otro femenino) son también únicos en el Mediterráneo occidental. Es interesante observar la fusión de influencias aquí: La egipcia para el sarcófago, la griega para la representación de las imágenes esculpidas.

En la misma sección hay una muestra de cristalería antigua - algunas de ellas de muy alto nivel - de los períodos fenicio, griego y romano.

En la sección romana un pecio reconstruido muestra varias ánforas exportadas desde Cádiz a otras partes del imperio; contenían garum (salsa de pescado), salazones (carne y pescado curados), vino y aceite de oliva, y el barco también llevaba minerales como cobre y plomo - todo ello demuestra el gran papel que jugó España en la riqueza de Roma.

Dos enormes anclas cercanas, encontradas frente a Cádiz, atestiguan el tamaño de los barcos que se usaron. Entre las estatuas romanas destaca una escultura gigante de mármol del emperador Trajano del siglo II, que antes de la excavación se encontraba en el foro de la Baelo Claudia romana en Bolonia, cerca de Tarifa. Un duplicado medido por ordenador fue hecho en 2000 y ahora está en la basílica de Baelo Claudia.

Museo de Bellas Artes

El Museo de Bellas Artes del segundo piso es uno de los mejores de Andalucía. El núcleo de la colección es un grupo de 21 lienzos de Zurbarán en la sala 2, incluyendo una serie bastante excepcional de santos traídos aquí desde La Cartuja, el monasterio cartujano de Jerez, y uno de los tres únicos conjuntos de este tipo en el país que se conservan intactos, o casi (los otros están en Sevilla y Guadalupe).

Con sus sombras bien definidas y su aire intenso e introspectivo, los santos de Zurbarán son poderosos y muy españoles, incluso las figuras inglesas como Hugh de Lincoln, o el cartujo John Houghton, martirizado por Enrique VIII, a quien se negó a aceptar como cabeza de la Iglesia inglesa.

Tal vez esto no sea sorprendente ya que el artista pasó gran parte de su vida viajando por los monasterios cartujanos de España y muchos de sus santos son de hecho retratos de los monjes que conoció.

Lo más destacado de las muchas otras obras en exhibición incluye, en la Sala 3, el Ecce Homo y San Pedro y San Paulo de Murillo, así como su última obra, el Matrimonio Místico de Santa Catalina - durante la cual se cayó de un andamio hasta su muerte - y una Sagrada Familia de Rubens.

En la misma sala se encuentra también La visión de San Félix Cantalicio, un lienzo con influencias tenebristas del escultor, pintor, arquitecto y genio polifacético del siglo XVII, el sevillano Alonso Cano.

El tercer piso del museo cuenta con una interesante colección etnológica dividida en dos salas; la primera tiene ejemplos de artesanía tradicional que incluye cerámica, cestería, marroquinería y textiles.

La segunda sala contiene algunas maravillosas marionetas antiguas, que forman parte de una sección que cubre la larga tradición de la Tía Norica, o teatro de marionetas satíricas, en Cádiz.

Esta forma de arte se ha utilizado a menudo para poner en la picota a los gobernantes y dignatarios de la ciudad, a través de las "bocas" de sus personajes sacados de las calles -vendedores ambulantes, camareros, marineros, pescadores, toreros, borrachos-, a menudo en épocas en que la actividad política manifiesta era peligrosa.

La ciudad todavía celebra un festival anual de teatro de marionetas. Aunque las marionetas están detrás de un cristal, es necesario darles vida en un espectáculo, una idea que espera a un director de museo emprendedor.

Oratorio de Santa Cueva

A poca distancia del museo, en la c/Rosario, el Oratorio de Santa Cueva, del siglo XVIII (martes-viernes 10am-1pm y 4.30-7.30pm, sábados y domingos 10am-1pm; 2.50 euros) alberga tres finos frescos de Goya.

La iglesia está dividida en dos partes dramáticamente contrastantes; en el oratorio superior elíptico, bajo una elegante cúpula, hay tres frescos que representan el Milagro de los Panes y los Peces, la Fiesta Nupcial (a ambos lados del altar principal) y la Última Cena (sobre la entrada), una inesperada representación de Cristo y los discípulos cenando desparramados en el suelo, al estilo romano.

Las otras obras aquí son representaciones de escenas bíblicas por artistas menores. En agudo contraste con la capilla de arriba está la capilla subterránea que contiene una escultura de la Crucifixión cuyo manifiesto patetismo sólo aumenta la oscuridad.

Una obra del siglo XVIII de la escuela de Génova, se dice que la imagen inspiró al compositor visitante Joseph Haydn a escribir la partitura de su oratorio Siete Últimas Palabras (de Cristo).

Cada Viernes Santo se predica un sermón sobre el tema de las últimas palabras de Cristo en la capilla, tras el cual se interpreta la obra de Haydn.

Rompiendo con la tradición, recientemente se han añadido focos para iluminar la capilla inferior y se ha limpiado una luneta que antes estaba apagada, inundándola de luz, lo que inevitablemente disminuye el impacto dramático de la escultura.

Se ha añadido un pequeño museo entre las dos capillas que ofrece información de fondo - incluyendo una muestra de la partitura de Haydn - sobre la historia del edificio.

La Catedral Nueva de Cádiz

La enorme Catedral Nueva (Lun-Vie 10am-6.30pm & 4.30-7pm, Sáb 10am- 4.30pm, Dom 1-6.30pm; 5 euros incluyendo el museo; entrada gratis Martes-Viernes 7-8pm), así titulada porque reemplazó a la antigua catedral, Santa Cruz, es una de las iglesias más grandes de España.

Iniciada en 1722, tardó 110 años en ser terminada, e incluso entonces las torres - acortadas cuando se agotó el dinero - se completaron sólo en 1853 en una antipática piedra caliza blanca cuyo efecto de patchwork se mezcla con la arenisca original.

El lapso de tiempo también dio lugar a un curioso popurrí arquitectónico, sorprendentemente visible en la fachada principal, donde la exuberancia del barroco anterior de abajo se remataba en un estilo neoclásico contrastantemente sobrio. Es más, si se mira más de cerca se verá que la distintiva cúpula "dorada", que parece tan impresionante desde lejos, está de hecho hecha de azulejos amarillos esmaltados.

Lamentablemente, en la segunda mitad del siglo XX el edificio cayó en un avanzado estado de decadencia - causado por el aire marino que calcificó la piedra - cuando trozos del techo comenzaron a caer sobre la congregación de abajo.

Un costoso programa de restauración en los últimos años ha restaurado lentamente el edificio a su antigua grandeza. Aunque normalmente no se opte por el alto barroco, es difícil resistirse a la atracción del austero interior, que tiene más del diseño original del arquitecto Vicente Acero.

Desde el interior, la elevada cúpula de 52 metros de altura está iluminada por una polvorienta luz violeta, todo el edificio perfectamente proporcionado y decorado enteramente en piedra sin oro ni blanco a la vista.

Las obras incluyen una escultura de San Bruno de Martínez Montañés en la capilla de San Sebastián y algunas otras esculturas policromadas como un Ecce Homo atribuido a Luisa Roldán ("La Roldana"), la hija de Pedro Roldán.

También vale la pena ver la maravillosa sillería del coro que data de 1702 y que originalmente estaba en la Cartuja de Sevilla y se trasladó aquí tras la Desamortización de ésta en 1835.

En la cripta (a las mismas horas) está enterrado Manuel de Falla, el gran compositor gaditano de obras de inspiración andaluza como Noches en los jardines de España y El amor brujo.

En el museo de la catedral se conservan algunas pinturas de dudosa atribución, así como una tediosa colección de plata eclesiástica animada sólo por una custodia - una custodia enjoyada del siglo XVIII apodada el Millón, en referencia al número de gemas y perlas preciosas que se encuentran en la obra.

Para disfrutar de una magnífica vista de la ciudad, también puede subir a la Torre de Poniente (visitas guiadas diarias de junio-septiembre 10am-8pm, oct-mayo 10am-6pm; 4 euros) una de las torres gemelas de la catedral.

El Oratorio de San Felipe Neri y el Museo Histórico Municipal

El oratorio de San Felipe Neri, c/San José, del siglo XVIII (de lunes a sábados de 10 a 13.30 horas; 2,50 euros), situado al noroeste de la Plaza de las Flores, es uno de los edificios históricos más importantes de España, como lo demuestra el número de placas conmemorativas de países tan alejados como Chile y Filipinas que se encuentran en el exterior.

Fue aquí, el 29 de marzo de 1812, donde un grupo de patriotas radicales desafió el bloqueo napoleónico y estableció las Cortes, elaborando una Constitución liberal -la primera de la nación- que tuvo un gran impacto en el desarrollo de la política europea.

La propia iglesia, de elegante estructura ovalada, tiene una doble grada de balcones que en su día habrían resonado con el estruendo de un feroz debate, y sobre la que ocho ventanillas de la cúpula permiten que la luz brillante ilumine la decoración azul celeste y la nave central puntuada por siete capillas. El retablo del altar mayor está coronado por una fina Inmaculada de Murillo.

Junto al oratorio de la c/Santa Inés, el Museo de las Cortes de Cádiz (martes-viernes de 9 a 13 y de 5 a 7, sábados y domingos de 9 a 13; gratuito) se creó en 1912 para conmemorar el primer centenario de la Constitución de 1812.

Lo más destacado del museo es un gran mural de estilo romántico que representa los acontecimientos de 1812 junto con varios de los documentos originales de las Cortes, y una enorme maqueta de la ciudad del siglo XVIII -que casi llena una habitación- hecha de caoba y marfil a instancias del rey Carlos III.

Más al norte, la Plaza de España está dominada por un monumento bastante pomposo a la Constitución, también establecido en 1912 y ahora coronado con la bastante apropiada adición de un nido de grulla. A los gaditanos les gusta afirmar que es el único monumento del mundo que honra y está coronado por un libro - una representación de la Constitución de 1812.

Justo al sur del Museo de las Cortes y cerca de la c/Sacramento, la Torre Tavira, c/Marqués del Real Tesoro 10 (diariamente de 10 a 20 horas, cierra a las 18 horas de octubre a mayo; 3,50 euros), es una mansión del siglo XVIII con la torre más alta de la ciudad vieja, a la que se puede subir para tener una gran vista sobre los blancos tejados de abajo y el mar de allá.

A muchas casas se les añadieron estas torres para que los armadores y comerciantes pudieran ver los barcos que llegaban al puerto. La torre también tiene una cámara oscura, que ofrece vistas igualmente dramáticas, y las habitaciones de abajo contienen muestras históricas que cubren Cádiz y su pasado.

Un par de manzanas al norte, la Calle Ancha - la histórica vía que hoy es una atractiva calle comercial peatonal - es un lugar agradable para pasear.

Playas de Cádiz

El flanco occidental del Barrio de la Viña da a la Playa de la Caleta, una playa demasiado opulenta -y a menudo no demasiado limpia- en una pequeña bahía enclavada entre las más impresionantes fortificaciones marítimas de Cádiz del siglo XVIII, el Castillo de Santa Catalina y el Castillo de San Sebastián, este último construido sobre un islote y al que se llega por una calzada.

Se cree que aquí se encuentra el antiguo puerto fenicio donde, según la tradición, una vez hubo un impresionante templo al dios fenicio Melkaart.

Un paseo a lo largo del paseo marítimo aquí puede ser maravillosamente vigorizante de día o de noche (cuando las brisas refrescantes soplan desde el Atlántico y muchos de los monumentos están iluminados), con la posibilidad de un paseo a través del Parque Genovés, plantado con palmeras y cipreses hasta el bastión de la Candelaria, o hacia la Alameda Apodaca, otro jardín del paseo marítimo, más allá.

La playa de la ciudad es la Playa Santa María del Mar, situada a unos quinientos metros al este de la catedral.

La playa principal de la ciudad y la que tiene toda la acción -incluyendo restaurantes y chiringuitos- es la Playa de la Victoria, 2 km de excelente arena, más limpia y generalmente menos concurrida que las mencionadas anteriormente.

Para llegar a ella hay que caminar unos treinta minutos desde el casco antiguo - sólo hay que encontrar el paseo marítimo en el lado sur de la península y dirigirse al este - o hay un autobús (#7) que sale del Parque Genovés y sigue la costa hasta el Hotel Playa Victoria.

La Playa Cortadura comienza donde termina la Playa de la Victoria y es un asunto mucho menos comercializado - de hecho no hay bares o chiringuitos en absoluto.

Para llegar a la Playa Cortadura en transporte público se puede tomar el autobús 7 y caminar hacia el este desde la terminal de autobuses del Hotel Playa o tomar el tren desde la estación principal; saliendo cada veinte minutos más o menos, hay paradas en la Segunda Aguada (para la Playa de la Victoria) y Cortaduras, desde donde la Playa de la Cortadura es un corto paseo.

Dónde comer

Los mejores cafés, bares de tapas y restaurantes de Cádiz tienden a agruparse en torno a sus muchas grandes plazas, especialmente la Plaza San Juan de Dios, dominada por la deliciosa fachada de pastel de bodas del Ayuntamiento de finales del siglo XVIII (cuyas campanas hacen sonar la hora con notas de El amor brujo de Falla) y la agradable Plaza de Mina.

Al otro lado del casco antiguo hay más lugares para cazar en y alrededor de la contigua Plaza de las Flores y la Plaza de la Libertad, esta última con el mercado, y la atmosférica c/Sagasta, que casi divide la península de norte a sur, es otro lugar donde se encuentran abrevaderos más típicamente terrosos.

El antiguo barrio de los marineros, el Barrio de la Viña, es el lugar donde los gaditanos acuden en las noches más cálidas a burlarse de la caballa a la gaditana y los mariscos en las económicas marisquerías de las estrechas calles que rodean la Plaza Tío de la Tiza y a lo largo de la c/Virgen de la Palma.

El patio de recreo de verano de la ciudad, el Paseo Marítimo - el largo bulevar frente a la Playa de la Victoria - es animado y divertido durante toda la temporada, con bares de tapas, restaurantes y chiringuitos de playa (se recomienda la Marimba y la Marea), todos haciendo un comercio ruidoso.

Un gran aperitivo a cualquier hora del día son las empanadas gallegas, obtenidas de la única panadería gallega de la ciudad, Casa Hidalgo, Plaza Catedral 8, frente a la catedral.

Restaurantes en Cádiz

Casa Ponciano

c/Lazaro Dou. Bar-restaurante animado y económico para tapas, platos de pescado y carne; también hay un menú de tres platos por 7 euros.

Cumbres Mayores

c/Zorilla 4. Excelente y acogedor restaurante y bar de tapas situado en una antigua cervecería centenaria donde la carne (en particular el jamón de Huelva) es el rey. El bar de tapas tiene ofertas diarias y en invierno sirve un delicioso caldo a base de garbanzos y morcilla.

El Aljibe

c/Plocia 25. Un muy buen restaurante que sirve una gama de platos tradicionales en un menú que cambia cuatro veces al año. También sirve muy buenas tapas en su bar. Menú de degustación 32 euros incluyendo el vino; platos principales 10-15 euros. Cerrado la víspera del sol.

El Balandro

c/Apodaca 22. Lugar muy popular con vista a la Bahía de Cádiz. Amplia gama de excelentes tapas de marisco servidas en el bar o raciónes y platos de pescado y carne fresca en una terraza del paseo marítimo - un lugar maravilloso para ver la puesta de sol. Platos principales 10-20 euros. Noche de sol cerrada.

El Escenario

c/Honduras 4. Este maravilloso café-restaurante abre para el desayuno antes de pasar a las tapas y almuerzos. Entre las tapas destacadas (en la barra) se encuentra la úrta a la roteña (besugo en salsa de cebolla) - una comida en sí misma - y en el cómodo restaurante el solomillo ibérico al Pedro Ximénez (filete de cerdo en salsa de vino; 10,50 euros) es un sueño en un plato. Vinos a precios justos (y cervezas internacionales) además de un servicio amable hacen de esto un ganador.

El Faro

c/San Félix 15. En el corazón del Barrio de la Viña, es uno de los mejores restaurantes de pescado de Andalucía. Las especialidades de la casa incluyen pulpo, merluza, besugo, y un delicioso arroz marinero (paella andaluza). Hay un menú de degustación por 45 euros (sin incluir el vino) y un menú por unos 20 euros (de lunes a viernes). Su bar de tapas también merece una visita.

Freiduría Las Flores

Plaza de las Flores. Una de las mejores freidurías de la ciudad. Puedes conseguir una comida para llevar y comerla en las mesas de la terraza del cercano bar La Marina (frente a los correos), a quienes no parece importarles - siempre y cuando compres una bebida. Sin embargo, como ahora han añadido su propia cafetería, puede que quieras comer dentro.

Otro buen lugar es la cercana Freiduría Europa, c/Hospital de Mujeres 21 (en el cruce con la c/Sagasta).

La Bodega

Paseo Marítimo 23, en el paseo marítimo de la Playa de la Victoria y cerca del estadio de fútbol de Cádiz, el Estadio Ramón de Carranza. Excelente restaurante de precio medio y bar de tapas con una amplia gama de platos de carne y pescado.

La Montanera

c/Sacramento 39. Buen lugar para los carnívoros en esta ciudad loca por los peces. Los platos de cordero, especialmente, son excelentes, y compruebe el plato del día.

La Pepa Paseo

Marítimo 14, más allá del Hotel Playa Victoria. Restaurante con terraza en el extremo este del Paseo Marítimo que sirve excelentes platos de pescado y arroz.

Mesón El Candil

c/Abreu 7. Muy agradable restaurante cuya popularidad le ha llevado a ocupar locales a ambos lados de esta pequeña plazuela con una encantadora terraza en medio. El chef ha estado al frente del fogón aquí durante 38 años, así que ya debería saber cómo preparar la plancha de pescado especial de la casa a la Pepe. También se ofrece carne y hay un menú por 8 euros.

Restaurante Atxuri

c/Plocia 7. Este destacado restaurante de pescado vasco ha adoptado la forma vasca de su nombre y se ha trasladado de su restaurante de tierra a un nuevo y reluciente local en la calle. El personal de la cocina sigue siendo el mismo, y parece tan popular como siempre con los gaditanos, por lo que es aconsejable reservar.

Excelentes platos de pescado de inspiración vasca y andaluza a precios razonables. También tiene un excelente bar de tapas. Cerrado en las vísperas de Sun-Wed.

Restaurante El Sardinero

Plaza San Juan de Dios 4. Tradicional restaurante de pescado gaditano que ofrece platos de pescado de buena calidad servidos en una agradable terraza.

San Antonio

Plaza San Antonio 9. Un buen restaurante gaditano de precio medio que ofrece una variedad de platos de carne y pescado locales. 11-25 euros.

Tapear en Cádiz

Bahía Avda. Ramón Carranza 29. Maravilloso viejo bar del puerto que hace excelentes finos y deliciosos guisos - tapas en salsa; aquí no hay frituras. Pruebe las costillas de cerdo o las papas aliñas.

Bar El Faro

c/San Félix 15. Bar de tapas del renombrado restaurante, y probablemente el mejor de la ciudad. Un lugar donde los finos son de primera clase, el servicio es impecable y las tapas de mariscos son deliciosas. Las especialidades de la casa incluyen tortillitas de camarones (camarones rebozados) y tostaditas de pan con bacalao (bacalao).

Bar Manteca

Corralón de los Carros 66, cerca de la c/San Félix. Un gran y antiguo lugar en el Barrio de la Viña regentado por un torero retirado y decorado con recuerdos taurinos. Excelente fino y oloroso. Las especialidades de la casa incluyen chicharrones y lomo. El flamenco improvisado también tiene lugar aquí a menudo. El Pescador, enfrente, es otro buen lugar.

Bar Terraza

Plaza de la Catedral. Frente a la catedral y fundada en 1952, es un magnífico bar de tapas y un restaurante de pescado a precio justo con una terraza muy agradable. La cercana Cervecería La Catedral también hace sabrosas tapas y raciónes de pescado.

Bar Zapata

Plaza Candelaria, en la esquina con la c/Zapata. Un pequeño bar atmosférico con una excelente selección de tapas, vinos, jamón y chorizo.

Cervecería Gaditana

c/Zorilla. Barra fina - los sabrosos montaditos (o titbits) son maravillosos; pruebe el salmón y el Roquefort y su bombita (baby bomb), una bola de patata con cebolla y atún.

Cervecería La Antigua de San Pedro

c/San Pedro s/n. Un pequeño y gran bar de barrio que sirve tapas y raciónes de carne y pescado.

Cervecería-Marisquería Aurelio

c/Zorilla 1, cerca de la Plaza Mina. Vibrante y destacado bar de tapas de mariscos con excelente manzanilla. Fundado por el legendario Aurelio, que durante muchos años vendió mariscos fuera de la entrada; entre sus especialidades se encuentran la merluza rebozada y las ortiguillas. También le servirán una gran cena de pescado en las mesas de un salón contiguo.

El Nuevo Almacén

c/Barrié 17, al noreste de la Torre Tavira. Encantadora pequeña tienda/bar con una sabrosa selección de tapas. Las puntas de solomillo en salsa de vino es una mini comida en sí misma. Su tienda de delicatessen vende jamones finos, quesos y vinos de la región. Sol Cerrado.

Gotinga

Plaza del Mentidero, 15. Bar alemán con una amplia gama de tapas, algunos platos vegetarianos y una acogedora terraza en una de las plazas más encantadoras (y poco conocidas) de Cádiz, salpicada de árboles jacarandá.

La Bodeguilla de Cádiz

c/San Pedro 20. Un pequeño bar de tapas y raciónes que también sirve platos combinados.

La Perola y Cia

c/Canovas del Castillo 34, al suroeste de la capilla de Santa Cueva. Un moderno bar de tapas y raciónes popular entre una clientela más joven y que sirve más de setenta tapas diferentes.

Marisquería Joselito

c/San Francisco 38. Venerable antiguo (recientemente modernizado) lugar de reunión y uno de una cadena de bares de tapas, pero no por ello peor. Hay una sucursal a la vuelta de la esquina (con una agradable terraza), frente al puerto en la Avda. Ramón Carranza. Las especialidades de la casa son el salpicón de mariscos y las gambas al ajillo.

Merodio

Plaza Libertad 4, frente al mercado. Uno de los bares antiguos más queridos de la ciudad, que se vuelve alborotado durante el Carnaval y realmente bulle en los almuerzos de los domingos. Se especializa en erizos de mar en temporada, así como en mariscos.

Mesón Las Américas

c/Ramón y Cajal 1. Buen bar de tapas y raciónes cerca de la Plaza de España, especializado en platos de carne argentina. Cerrado el sol.

Taberna La Manzanilla

c/Feduchy 18, al norte de la Plaza Candelaria. Maravillosa bodega del siglo XVIII que sirve una extraña tapa además de una excelente manzanilla servida de enormes colillas. Si lo piden, el propietario les mostrará su bodega con algunas cosechas clásicas. El cercano El Cañón (cruce de c/Feduchy y c/Rosario) es otro buen lugar de tapas.

Vida nocturna en Cádiz

Fuera de los carnavales y las fiestas, la vida nocturna de Cádiz se centra en los alrededores de la Plaza de Miña y la Plaza de España, mientras que en el Barrio del Populo se ha abierto una nueva zona de copas con las calles Mesón Nuevo y Silencio, y la Plazuela San Martín como centro.

Sin embargo, muchos lugares cierran durante los meses de julio y agosto y en verano gran parte de la marcha nocturna migra al Paseo Marítimo, detrás de las playas al este del centro (c/Muñoz Arenillas, detrás del Hotel Playa Victoria es el foco), donde se encuentran la mayoría de los bares y clubes.

En invierno los juerguistas se reúnen en la Punta de San Felipe (también hay una escena menos frenética aquí en verano), conocida localmente como La Punta, la península más allá del puerto al noreste de la Plaza de España.

El flamenco es un rasgo irregular en las peñas o clubes privados, y no siempre es tan fácil de encontrar.

Bares en Cádiz

Barabass

c/Muñoz Arenillas, a la altura de la Glorieta Ingeniero La Cierva y detrás del Paseo Marítimo. En una calle repleta de clubes y bares que se llenan a rebosar en pleno verano, es un lugar bastante grande con una decoración de los años 60 y un gran ambiente cuando el baile se pone en marcha.

Bhopal

c/Manuel Rancés, justo al oeste de la Plaza de España. Gran discoteca-bar con pista de baile. Hay muchos otros lugares animados en esta calle.

Café de Levante

c/Rosario, cerca de la Plaza de San Agustín. Un bar relajado con un ambiente cultural, que a menudo acoge eventos literarios, música en vivo e incluso flamenco.

Cardenal

c/Cardenal Zapata 7. Barra de copas y música ultramoderna con iluminación fresca y ambiente igualmente fresco.

El Hoyo

c/Beato Diego de Cádiz 8, al sur de la Plaza de España. Un amistoso bar nocturno abierto hasta después de las 4 de la mañana que se llena de una multitud joven que festeja con las melodías de los 80 y 90.

El Pay Pay

c/Silencio 1, Barrio del Populo. Un gran café-bar con una larga historia como antiguo lugar de reunión de marineros. Ahora renombrado y renovado, ofrece música en vivo, teatro y lecturas de poesía y hay tablones de anuncios con información sobre los eventos culturales de la ciudad.

Esta es ahora una importante zona de copas y la adyacente c/Mesón Nuevo está llena de bares y clubes nocturnos como La Favorita, El Malagueño y el Mesón de la Posadilla.

El Poniente

c/R. Viesca, cerca de la Plaza de España. Ocupado y animado bar de la escena gay (pero no exclusivamente) con música house y frecuentes espectáculos de arrastre. Flamenco Paseo Marítimo 14. Olvida el nombre, este bar es el hogar de los aficionados a la escena alternativa y de aquellos que quieren escapar de la más frenética vida nocturna en la cercana c/Muñoz Arenillas. Uno de los favoritos para ver la puesta de sol.

Habana

Café c/Rosario 21, cerca de la Plaza San Francisco. Un elegante bar para beber hasta tarde en la noche.

La Guarida

c/Virgen de las Angustias 6, en la zona del Paseo Marítimo, ligeramente al este del Hotel Playa Victoria. Dormitorio de un club que se las arregla para hacer un poco de todo: conciertos en vivo (incluyendo flamenco), teatro, los grandes partidos de fútbol en pantalla grande y clases nocturnas de salsa gratuitas.

Malecón

Punta de San Felipe. Un buen y popular club de salsa, que sólo despega a las 3 de la madrugada, con vista a la Bahía de Cádiz en esta frenética calle. Un lugar muy popular que atrae a un público joven y animado y que cuenta con bailarines de salsa que dominan la pista. Al sur de aquí, una serie de bares y clubes se suman a la acción.

Persígueme

c/Tinte, cerca de la Plaza de Mina. El bar de moda abre el jueves y el sábado en verano. Se pone muy
animado los fines de semana y a veces pone en escena bandas en vivo.

San Francisco Uno

Plaza San Francisco 1. Este agradable bar con terraza en esta encantadora plaza es bueno para el café del desayuno y perfecto para los licores de la noche o incluso un vino de su extensa lista.

Woodstock

c/Canovas del Castillo en la esquina de c/Sagasta y Paseo Marítimo 11. Un dúo de bares animados en cada extremo de la ciudad que sirven más de ochenta de las mejores cervezas del mundo con el acompañamiento de rock, blues, jazz y la ocasional explosión de tubos celtas.

Durante el invierno, la sucursal del casco antiguo es la más popular; en verano, diríjase a la del Paseo Marítimo que tiene ventanas panorámicas con vistas a la playa.

Peñas de Flamenco en Cádiz

Baluarte Candelaria En el extremo norte de la península. Este bastión marino es el escenario de unos maravillosos y auténticos conciertos de flamenco de la Peña Flamenca Enrique Mellizo, que se celebran todos los jueves por la noche desde mediados de julio hasta finales de agosto. La entrada cuesta alrededor de 15 euros, se pone en marcha sobre las 22.30 horas y hay comida y bebida.

También vale la pena visitar el bar muy acogedor de la Peña Mellizo (abierto todos los días) y el teatro flamenco en el Paseo de San Felipe s/n, cerca del Punto de San Felipe.

La Cava Taberna Flamenca

c/Antonio López 16, cerca de la Plaza de la Mina. Un lugar turístico donde los artistas son razonablemente serios. Se presenta los martes, jueves y sábados a las 21.30 horas; la entrada de 22 euros incluye una bebida.

Peña La Perla

c/Carlos Ollera s/n. Por una callecita detrás de la Cárcel Vieja, al este de la catedral, se puede visitar esta peña antigua de gran ambiente (donde han actuado muchos "grandes").

Barrio del Populo y Plaza de las Flores

La mejor vista de la catedral es desde el muelle de atrás, donde la cúpula dorada está perfectamente delimitada por las fachadas de color pastel de las casas adyacentes a lo largo de la c/Campo del Sur.

Al este de la Plaza de la Catedral, frente a la catedral, se encuentra el Barrio del Pópulo, una zona pobre y deteriorada de callejones estrechos y viviendas en decadencia, un remanente superviviente de la ciudad medieval del siglo XIII.

Muchas de sus calles están adornadas con algún palacio que se está desmoronando, antiguamente residencias de mercaderes que se enriquecieron con el comercio del imperio, y ahora están divididas en bloques residenciales. Uno de ellos, la Casa del Almirante en la c/Posadilla, es una espléndida pila barroca con una exuberante fachada con azúcar de cebada y columnas toscanas de mármol italiano teñido de rosa.

En el momento de escribir esto hay planes para convertirlo en un hotel de lujo. Una antigua posada del siglo XVII, aunque recientemente restaurada como centro comunitario, el Mesón del Pópulo, c/Mesón Nuevo 11 - en el cruce de la calle - tiene la típica disposición de estas posadas de viajeros con establos abajo y viviendas arriba.

Las Calles Sopranis y Santa María - donde también vale la pena visitar el Palacio Lasquetty y la iglesia de Santa María - son otros buenos lugares para probar el ambiente típico de este barrio.

Un par de manzanas al oeste de la catedral se encuentra la Plaza de las Flores (también conocida como Plaza Topete), una de las plazas más emblemáticas de la ciudad. Con la fachada de la llamativa Correos de principios del siglo XX, la plaza es muy colorida la mayoría de los días debido a los muchos vendedores de flores que tienen sus puestos aquí.

También hay un par de elegantes mansiones: no. 1 con un portal decorado con pilastras de estilo barroco gaditano data de 1746 y, a la vuelta de la esquina en la c/Libertad, los números 15 y 16 son un par más de mansiones del siglo XVIII con torres de torres de vigilancia.

Frente a estas dos, toda la Plaza de la Libertad está ocupada por el mercado de principios del siglo XIX, el Mercado Central (que actualmente está siendo reformado tardíamente) una colmena de actividad en las mañanas de los días laborables.

La Iglesia de Santa Cruz y otras iglesias

Un poco más al este de la catedral se encuentra la Catedral "Vieja", la Iglesia de Santa Cruz (martes-sábado 10am-2pm y 5-8pm, domingo 10am-2pm; gratis). Originalmente una iglesia del siglo XIII construida sobre una mezquita, fue casi destruida por el Conde de Essex durante el asalto inglés a Cádiz en 1596, y es efectivamente una reconstrucción del siglo XVII con sólo algunos vestigios ocasionales como el archivo de entrada que se conserva de la estructura gótica anterior.

El sobrio interior de piedra gris contrasta con el magnífico retablo dorado del siglo XVII, una hermosa obra con esculturas de Martínez Montañés, al igual que la Capilla de los Genoveses, su propio retablo de mármol italiano rojo, blanco y negro, ahora maravillosamente restaurado.

Justo detrás de la iglesia se encuentra el Teatro Romano (teatro romano; todos los días de 10 a 14.30 horas; gratuito) que data del siglo I a.C. Parcialmente cortado por una esquina de Santa Cruz y construido sobre una posterior Alcazaba morisca, los bancos de asientos restantes han sido restaurados.

Al otro lado de la plaza de la iglesia, la Casa del Obispo, la Plaza Frey Félix 5 (junio-septiembre 10am-8pm, oct-mayo 10am-6pm; 4 euros), antigua residencia de los obispos de Cádiz, contiene bajo su suelo y sótano recientemente excavados pruebas de un enterramiento fenicio y pinturas murales del posterior templo romano que lo sustituyó.

Otras dos iglesias centrales conocidas por sus pinturas y esculturas merecen una visita. La primera, al noroeste de la catedral, es la capilla del Hospital de las Mujeres (L-V 10am-1.30pm y 6-8pm, S 10am-1.30pm; 0.80 euros) en la calle del mismo nombre.

Es uno de los edificios barrocos más impresionantes de la ciudad, su iglesia tiene un brillante El Greco de San Francisco en Éxtasis.

El segundo, la Iglesia y claustro de San Francisco, se encuentra justo al este de la Plaza de Mina en la pequeña plaza del mismo nombre; aquí en la sacristía de la iglesia se encuentran dos esculturas de San Diego y San Francisco atribuidas al maestro andaluz, Martínez Montañés.

Barrio de la Viña

Apretujado entre la c/Campo del Sur y la Playa de la Caleta al oeste de la catedral se encuentra el Barrio de la Viña, el antiguo barrio de pescadores, típicamente gaditano y tradicionalmente conocido por el humor brioso y sarcástico de sus habitantes.

Su calle principal es la c/Virgen de la Palma, cerca de cuyo extremo oriental se encuentra la diminuta Plaza Tío de la Tiza, una encantadora plaza (llena de terrazas para tapas de mariscos y raciónes en verano) que lleva el nombre del hombre que, a finales del siglo XIX, dio al famoso Carnaval la forma que tiene hoy en día.

Transporte urbano en Cádiz

Los autobuses urbanos son una forma práctica de desplazarse y hay un mapa de ruta disponible en el Turismo. Un bono de diez viajes (6,20 euros desde los estancos),
los quioscos de autobuses y muchos quioscos de periódicos) le da un saludable descuento sobre la compra de billetes de un solo viaje.

Una forma de conocer la ciudad es hacer un recorrido en autobús abierto, especialmente bueno si no tienes tiempo; dos compañías competidoras hacen el mismo recorrido en sentido horario alrededor de la península.

Tour por Cádiz (10am-11pm; 10 euros) y Cádiz Tour (10am-9pm; 12 euros con un recorrido ligeramente más largo) ambos tienen paradas en o cerca de la Plaza San Juan de Dios, la Catedral, el Parque Genovés, la Playa de la Victoria y lugares intermedios y con esta última compañía tu billete es válido durante 24 horas desde el momento en que embarques (los billetes de Tour por Cádiz son válidos sólo el día de la compra).

Alojamiento en Cádiz

En sintonía con la ciudad, muchos de los alojamientos económicos de Cádiz han tenido mejores días. Aunque las cosas están mejorando lentamente, todavía hay escasez de alojamiento de buena calidad en todas las categorías.

Sin embargo, muchos de los desmoronados lugares más antiguos (y palacios, que muchos de ellos son, o fueron) están llenos de carácter, y se están haciendo esfuerzos para mantenerlo mientras se mejoran las instalaciones. Excepto durante el carnaval, y en julio y agosto, encontrar un lugar para alojarse no debería ser un problema.

Un buen lugar para empezar a cazar es la Plaza San Juan de Dios y la red de calles circundantes, repletas de hostales y fondas. La calle Marqués de Cádiz también tiene varias opciones de presupuesto, como la peatonal c/Plocia, al este de la plaza. Más pensiones y hostales buenos están a un par de cuadras, hacia la catedral o la Plaza de la Candelaria y más allá.

Hostales y apartamentos baratos en Cádiz

Casa Caracol c/Suárez de Salazar 4 Amigable lugar de mochileros con camas de dormitorio (16 euros por persona) en una casa grande cerca de la Plaza San Juan de Dios. El precio incluye desayuno, acceso gratuito a Internet y uso de la cocina.

Hostal España

c/Marqués de Cádiz 9. Habitaciones con y sin baño en una elegante casa palacio del siglo XIX restaurada. Las habitaciones con baño también tienen TV y ventiladores.

Hostal Fantoni

c/Flamenco 5. Hostal que ocupa una encantadora casa renovada del siglo XVIII lleno de azulejos y mármol fresco. Las habitaciones con baño tienen aire acondicionado y televisión.

Hostal San Francisco

c/San Francisco 12. Agradable hostal central para habitaciones con y sin baño, todas con aire acondicionado. Los de la suite vienen con TV.

Las Cuatro Naciones

c/Plocia 3. Un lugar limpio y sin pretensiones con habitaciones de bajo precio que comparten el baño.

Hoteles Cádiz

Hospedería Las Cortes

c/San Francisco 9. Espléndido hotel en una elegantemente restaurada casa señorial. Las elegantes habitaciones tienen aire acondicionado, minibar y están conectadas a Internet. Las instalaciones incluyen sauna y gimnasio y hay una cafetería y un restaurante. Puede asesorar sobre el estacionamiento.

Hostal Bahía

c/Plocia 5. El mejor hostal de la zona, con habitaciones con baño, TV y aire acondicionado. 4

Hostal Canalejas

c/Cristóbal Colón 5. Agradable hostal de dos estrellas en una casa de pueblo completamente restaurada. Las habitaciones con baño tienen aire acondicionado y televisión y hay un aparcamiento de pago cerca. Sin embargo, evita las habitaciones interiores sin ventanas.

Hostal Centro Sol

c/Manzanares 7. Ligeramente caras para lo que se obtiene, pero las habitaciones con baño son elegantes, vienen con aire acondicionado y TV y están dispuestas sobre un agradable patio. Tiene su propio café-bar.

Hotel Argantonio

c/Argantonio 3. Un nuevo y agradable hotel situado en una elegante casa del siglo XIX y decorado con mobiliario y accesorios marroquíes (muchos de ellos en venta). Todas las habitaciones tienen TV de plasma y minibar, y las habitaciones exteriores del último piso son las que más gustan. Zona Wi-fi.

Hotel Parador Atlántico

Parque Genovés 9. Funcional, parador moderno, algo falto de ambiente, pero con habitaciones con balcón, vistas al Atlántico, una piscina exterior y garaje.

Hotel Playa Victoria

Glorieta Ingeniero La Cierva 4. Si busca una ubicación frente a la playa, este gigantesco hotel de cuatro estrellas frente a la Playa de la Victoria tiene buenas instalaciones, incluyendo una piscina, vistas (especialmente desde las habitaciones 609-11) y garaje propio.

Hotel Regio

Avda. Ana de Viya 11. Este moderno hotel de tres estrellas, que atiende principalmente al sector empresarial, es sin embargo un hotel cómodo y conveniente para la ciudad, con aparcamiento cerca y una parada (para los autobuses que van al centro) casi en las afueras.

Cádiz ciudad

A diferencia de la mayoría de los puertos de su tamaño, Cádiz parece inmediatamente relajado, tranquilo y nada amenazador, incluso de noche. Tal vez esto se debe a su tranquilizadora compacidad, la presencia del mar hace imposible perderse por más de unas pocas cuadras.

Aunque hay muchos lugares de interés para visitar, incluyendo un excelente museo, una catedral barroca y algunas memorables iglesias, Cádiz es muy interesante por su ambiente general y por su arquitectura vernácula - elegantes fachadas de miradores pintadas en tonos pastel, callejones sin salida y cafés, y antiguas callejuelas de barrios encerradas detrás de formidables fortificaciones.

Historia de Cádiz

Fundada alrededor del 1100 a.C. por los fenicios como Gadir, un depósito de tránsito para los minerales transportados desde las zonas mineras del Río Tinto hacia el norte, Cádiz ha sido uno de los principales puertos de España desde entonces, y reivindica ser la ciudad más antigua de Europa.

Históricamente, Cádiz sirvió como una importante base para las armadas de Cartago, Roma y, tras una larga decadencia bajo los moros, la España imperial. Siempre propensa a los ataques debido a su importancia estratégica, la nariz de la ciudad fue ensangrentada en numerosas ocasiones, especialmente por los ingleses.

El "chamuscado de la barba del rey de España" de Drake ocurrió aquí en 1587, seguido poco después por el saqueo del puerto de Essex en 1596, y en 1797 por el bombardeo de Nelson. El mayor período de la ciudad, sin embargo, y la época de la que data gran parte del interior de Cádiz, fue el siglo XVIII.

Entonces, con el encenagamiento del río hacia Sevilla, el puerto disfrutó de un virtual monopolio del comercio hispanoamericano de oro y plata: sobre sus beneficios se construyó la catedral - casi oriental cuando se ve desde el mar - salas públicas y oficinas, calles amplias y elegantes plazas, así como un puñado de pequeñas iglesias.

Esta riqueza dio origen a la primera clase media moderna de España que, desde el principio, fue librepensadora y liberal, exigiendo novedades como una prensa libre y un debate abierto.

Un historiador ha afirmado que el diálogo político en España se originó a lo largo de la Calle Ancha, la elegante vía central de Cádiz donde los políticos se reunían informalmente.

A principios del siglo XIX la ciudad hizo sin duda su mayor contribución al desarrollo de la España moderna, cuando un grupo de radicales creó el efímero parlamento español o Cortes en 1812 durante las guerras peninsulares.

Las Cortes redactaron una Constitución que defendía la soberanía del pueblo frente al trono y establecieron un plan para una España liberal que tardaría un siglo y medio más en emerger.

Fiel a sus tradiciones, la ciudad se opuso implacablemente al General Franco durante la Guerra Civil, a pesar de que fue una de las primeras ciudades en caer ante sus fuerzas, y fue el puerto por el que los ejércitos nacionalistas lanzaron su invasión.

Más tarde, cuando Franco se refirió a menudo en el poder a las fuerzas de la "Anti-España" tenía en mente los sentimientos expresados en la Constitución de Cádiz de 1812, haciendo patente su desaprobación al renombrar las principales plazas de la ciudad con su nombre y el de otros miembros del panteón falangista.

La izquierda gaditana se limitó a dar su tiempo y ahora, en la nueva democracia, estos hitos han recuperado sus designaciones originales.

La tradición de liberalismo y tolerancia de la ciudad se personifica en la forma en que los gaditanos (como se conoce a los habitantes de la ciudad) siempre han aceptado con brío una importante comunidad gay aquí, que son muy evidentes en las brillantes festividades de Carnaval de la ciudad.

Ir arriba