Catedral de Jaén

La masiva y magnífica Catedral de Jaén (L-S 8.30-1pm y 5-8pm, D 9am-1.30pm y 5-7pm; museo diario 10.30-1pm y 5-8pm; iglesia gratuita, museo 3 euros), que se encuentra al oeste de la Plaza de la Constitución, empequeñece la ciudad. Iniciada en 1492 tras la demolición de la gran mezquita que había ocupado el lugar anteriormente, la catedral no se terminó hasta 1802.

Varios arquitectos se volcaron en el proyecto durante este período, entre ellos el gran Andrés de Vandelvira, cuya obra tuvo la mayor influencia en el edificio tal y como se ve hoy en día.

La espectacular fachada oeste, flanqueada por dos torres gemelas de sesenta metros de altura que enmarcan los pilares corintios y la estatuaria del maestro del siglo XVII, Pedro Roldán, es una de las obras maestras de la arquitectura renacentista andaluza. En el interior, el ambiente general del edificio es más sombrío, con fajos de grandes columnas corintias que se elevan hacia el techo de la nave.

Los bellos coros del siglo XVI tienen ricas imágenes talladas del Antiguo Testamento así como un número de espeluznantes martirios. Las oscuras capillas laterales también tienen algunas obras de arte interesantes, entre ellas una Virgen de las Angustias del siglo XVIII, obra de José de Mora, en la quinta capilla lateral de la derecha.

La iglesia se llena los viernes (11.30-1pm) cuando el lienzo del Santo Rostro se retira ritualmente de su cofre detrás del altar mayor. Se cree que este icono de tela bizantina con la imagen de Cristo es la servilleta con la que Santa Verónica se limpió la cara de camino al Calvario. Se forman largas colas para besar el icono (conservado tras el cristal) y el sacerdote que lo atiende lo limpia con un pañuelo después de cada devoto.

En el museo de la sacristía se exponen obras de artistas de la región, así como el Tenebrario, un candelabro de quince brazos del Maestro Bartolomé de Jaén que también hizo la magnífica reja en la Capilla Real de Granada. También se exhiben dos finas esculturas del siglo XVII de Martinéz Montañés, San Lorenzo y Cristo Nazareno.

Ir arriba