Uno de los fantasmas que camina por las calles y plazas de Granada es el del gran poeta y dramaturgo andaluz Federico García Lorca. Nacido en 1898 en Fuente Vaqueros, un pueblo de la vega, la llanura fértil al oeste de la ciudad, se trasladó a Granada once años después.

Pero fue su niñez en la granja familiar, donde se empapó del campo y del folclore de sus gentes, lo que iba a tener una influencia duradera en su obra.

Poemas de Lorca

Lorca publicó su primer libro de ensayos y poemas cuando aún estaba en la universidad de Granada, en 1918. Sin embargo, fue en 1928 cuando alcanzó la fama nacional con El Romancero Gitano, una antología de baladas gitanas.

Este éxito le llevó a un viaje a Nueva York en 1929, donde pasó un año en la Universidad de Columbia, aparentemente aprendiendo inglés, pero en realidad reuniendo material para la colección de poemas, Poeta en Nueva York, publicada después de su muerte.

Regresó a España en 1931 con el advenimiento de la República Española y recibió una subvención del gobierno para dirigir un grupo de teatro itinerante, La Barraca. De este período surgieron las principales obras escénicas del poeta: Bodas de Sangre y Yerma.

En julio de 1936, en vísperas de la Guerra Civil, Lorca regresó a Granada para pasar el verano. Esta visita coincidió con el golpe de Franco y el control de la ciudad fue arrebatado por los falangistas, que iniciaron un reinado de terror.

Lorca, como simpatizante republicano y declarado homosexual, fue perseguido por matones fascistas en casa de un amigo (ahora el Hotel Reina Cristina). Dos días después fue asesinado en un olivar cerca del pueblo de Viznar. Su cuerpo nunca fue encontrado.

A la ciudad le ha llevado mucho tiempo conceder a Lorca el reconocimiento que merece, en parte por sus inclinaciones sexuales, y sobre todo por la culpa de la forma en que murió. Si tiene interés en rastrear los lugares de su vida, los más importantes se detallan a continuación. Los seguidores más ávidos deberían hacerse con la excelente Granada de Lorca de Ian Gibson, su biógrafo.

Huerta de San Vicente

Al oeste del centro se encuentra la Huerta de San Vicente (julio-agosto martes-domingo de 10 a 14.30 horas; septiembre-junio martes-domingo de 10 a 12.30 horas y de 16 a 18.30 horas; 3 euros, miércoles gratis; visitas guiadas cada 45 minutos), un huerto donde la familia del poeta solía pasar los meses de verano. Se extiende desde la c/de la Virgen Blanca, detrás de la discoteca Los Jardines Neptuno Flamenco; para llegar allí se toma el autobús nº 4 en dirección sur desde la Gran Vía o la Plaza del Carmen (dirección Palacio de Deportes), o un taxi.

La casa - ahora restaurada y abierta como museo - está situada en el centro de lo que ahora es la mayor rosaleda de Europa, el Parque Federico García Lorca, el tributo tardío de la ciudad. Cuando los Lorcas lo tenían, la finca de cinco acres estaba plantada con verduras y árboles frutales.

Entonces era un tranquilo terreno rural en las afueras de la ciudad, y desde entonces ha sido envuelto por una fea expansión urbana y hoy en día es difícil cuadrar la escena con la descripción del poeta de un "paraíso de árboles y agua y tanto jazmín y sombra en el jardín que todos nos despertamos con líricos dolores de cabeza".

Las luminosas y aireadas habitaciones contienen algunos de sus muebles originales, entre los que se encuentran, en el dormitorio de Lorca, su escritorio de trabajo, su cama, un cartel de la compañía de teatro Barraca y el balcón (desde el exterior, el más alejado a la izquierda de los tres) que mira hacia la Sierra Nevada, que inspiró uno de sus poemas más conocidos, Despedida:

Poema de Federico García Lorca

Si muero, dejad el balcón abierto.
El niño come naranjas. (Desde mi balcón lo veo.)
El segador siega el trigo. (Desde mi balcón lo siento.)
¡Si muero, dejad el balcón abierto!
Si muero, dejad el balcón abierto.
El niño come naranjas. (Desde mi balcón lo siento.)
El cosechador guadaña el maíz. (Desde mi balcón lo oigo.)
¡Si muero, deja el balcón abierto!

En una hornacina o nicho de pared exterior está la pequeña imagen de San Vicente colocada allí por el padre de Lorca -y donde ha permanecido desde entonces- cuando compró la casa en 1925 y cambió su nombre por el del santo.

"En este pueblo soñé mis primeros sueños ambiciosos. En este pueblo un día me fusionaré con la tierra y las flores"

Fuente Vaqueros

El lugar de nacimiento de Lorca en el tranquilo pueblo agrícola de Fuente Vaqueros, a 17 km al oeste de Granada, es el sitio del Museo de Lorca (julio y agosto, de martes a domingo, de 10 a 14 horas; abril-junio y septiembre, de martes a sábado, de 10 a 14 horas y de 17 a 18 horas, domingos de 10 a 13 horas; octubre-marzo, de martes a sábado, de 10 a 13 horas y de 16 a 17 horas, domingos de 10 a 13 horas; visitas guiadas a la hora, 1,80 euros).

Casa de Federico García Lorca

La casa se encuentra justo al lado de la plaza principal del pueblo en la c/Poeta García Lorca. Ahora un encantador santuario a la memoria de Lorca, el museo está lleno de recuerdos, manuscritos y efectos personales de Lorca.

También tiene un fragmento de vídeo fugaz de Lorca de gira con el Teatro Barraca - la única pieza de película cinematográfica que captura al poeta y su atractiva sonrisa. Un impresionante nuevo teatro, el Teatro Lorca, ha sido construido frente a la casa.

Después de ver la casa, visitad la iglesia parroquial (horario de culto, 7-9pm) al final de la calle de enfrente, donde la madre de Lorca lo llevaba regularmente de niño. Aunque la iglesia ha sido fuertemente reconstruida desde entonces, todavía se puede ver la antigua pila de piedra donde Lorca - o "Federico" como se le conoce aquí en todo el mundo - fue bautizado.

Desde Granada, los autobuses operados por Ureña (cada hora a partir de las 9 de la mañana; el último autobús regresa a Granada a las 8 de la tarde; 20min) salen de la Avenida de Andaluces de Granada, frente a la estación de tren. El pueblo hace una agradable parada nocturna y el alojamiento está disponible en el Hostal-Restaurante Moli-Lorc, c/Ancha Escuelas 11, junto a la iglesia.

Hay un lugar decente para comer, el Restaurante Genil, a 2 km del pueblo en la carretera de Chauchina con un menú de buen valor y los sábados por la mañana un animado mercado llena la calle frente a la iglesia.

La familia Lorca también tenía una casa a 4 km al noroeste en el agradable pueblo de Valderrubio. Cada año los Lorcas se trasladaban aquí en la época de la cosecha (el padre de Lorca era un rico terrateniente) y el pequeño Lorca pasaba muchos veranos jugando en los campos de los alrededores.

La casa de la c/Iglesia 20 (que permaneció en la familia Lorca hasta 1986) ha sido abierta al público como museo (mier-domingo 10am-1.30pm; 1 euro) y está señalizada desde la carretera principal que lleva al pueblo.

Viznar

El pueblo de Viznar, a 10 km al noreste de Granada, siempre estará relacionado con el asesinato de Lorca en agosto de 1936. Después de su arresto en Granada, fue retenido durante dos días en un cortijo llamado La Colonia antes de ser llevado a un barranco cercano y disparado.

Un poema de Lorca parecía inquietantemente previsor sobre su propio final:

Me di cuenta de que había sido asesinado.
Buscaron en cafés, cementerios e iglesias,
abrieron barriles y armarios,
saquearon tres esqueletos para quitarles sus dientes de oro.
No me encontraron.
¿Nunca me encontraron?
No. Nunca me encontraron.

Desde el centro del pueblo el camino hacia la Fuente Grande pasa por el sitio de La Colonia (luego demolido), cerca de una cabaña de paredes blancas. Desde aquí, la carretera gira alrededor del valle hasta el Parque Federico García Lorca, un sombrío jardín monumental que marca el barranco y honra a todos los muertos de la Guerra Civil.

Sube los escalones del jardín y gira a la izquierda para subir más escalones: el lugar del asesinato de Lorca estaba aquí, bajo un solitario olivo. Después de la matanza - le dispararon junto con otros tres - un joven sepulturero arrojó los cuerpos en una estrecha zanja. El supuesto lugar está marcado por un monumento de granito.

A Viznar le llegan autobuses dirigidos por Fernández de la Torre que salen de la terminal del Arco de Elvira de Granada en la Plaza del Triunfo, en el extremo norte de la Gran Vía.

Los servicios desde Granada salen cada hora de lunes a viernes desde las 8.30 hasta las 21.30 con un servicio reducido los sábados y domingos. Volviendo de Viznar, los autobuses salen cada hora de lunes a viernes desde las 8.50 hasta las 20.50 con un servicio reducido el sábado y el domingo (25min). El pueblo también tiene un magnífico albergue juvenil, con una piscina abierta a todos.

Ir arriba