Museo Arqueológico de Sevilla

Hacia el extremo sur del parque, las mansiones más grandiosas de la feria han sido adaptadas a museos, de los cuales el Museo Arqueológico (martes 2.30- 8.30pm, mier-sábado 9am-8.30pm, domingo 9am-2.30pm; 1.50 euros, gratis con el pasaporte de la UE) es el más importante de su tipo en Andalucía.

El amplio cometido de la colección, dividida en 27 salas en dos plantas, abarca el período desde la prehistoria hasta el final de la época de los moriscos.

Empezando por el sótano con las secciones prehistóricas, la sala 4 muestra una colección de estelas funerarias de la época ibérica, mientras que la sala 6 cuenta con una singular estatuilla de bronce del siglo VIII a.C. de Astarté-Tanit, la diosa fenicia de la fertilidad que fue venerada en todo el Mediterráneo.

Esta sala también contiene los impresionantes Tesoros de Carambolo descubiertos en el suburbio sevillano de Camas en 1958. Este notable tesoro de joyas de oro alimentó aún más el debate sobre el paradero y la existencia de la antigua tierra de Tartessus, conocida por los griegos y mencionada en la Biblia como Tarsis.

La legendaria riqueza mineral de Tartessus probablemente indica una ubicación en la zona comprendida entre Sevilla y las colinas ricas en minerales de Huelva, pero a pesar de las investigaciones de los arqueólogos durante la mayor parte del último centenar de años aproximadamente, nunca se ha encontrado.

Las salas 11 a 24 de la planta baja contienen la sustancia de la colección romana con una interesante muestra de equipamiento de cocina en la sala 13, incluyendo lo que parece ser un tenedor de aspecto moderno, lo que contradice la teoría de que el utensilio era un invento medieval.

La misma sala también tiene un fino mosaico del siglo III de Écija, que representa al dios Baco siendo transportado en un carro tirado por tigres. En la sala 17 hay una sensible escultura de Venus del siglo II de Itálica, que fue importada de Grecia. Hay más estatuas en las salas 19 y 20, así como bustos de retratos de los emperadores Augusto y Nerón y de los niños locales Trajano y Adriano, este último particularmente llamativo.

En una pequeña habitación de la sala 19 se encuentran varias placas de bronce con la inscripción "Lex Irnitana", un raro conjunto de leyes que ilustran cómo los romanos, inventores de la jurisprudencia, gobernaron su imperio. Las leyes son una lectura fascinante, pero lamentablemente sólo se traducen al español.

La rúbrica 72 del código trata de la liberación de los esclavos públicos, mientras que la número 82 se refiere al mantenimiento de las carreteras, caminos, canales de irrigación, desagües y alcantarillas, todos ellos vitales para el modo de vida romano. Las leyes son sancionadas por el despótico emperador Domiciano, cuyo nombre aparece al final del documento fechado el 10 de abril del 91 d.C.

Un busto retrato de Domiciano se exhibe en la sala 20. Por último, en las salas 26 y 27 se exponen hallazgos posromanos, entre los que se encuentran lápidas paleocristianas y cerámicas mudéjares, entre las que destaca una pila bautismal del siglo XV con vidriado verde.

Enfrente se encuentra el fabuloso Museo de Costumbres Populares (martes de 2.30 a 8.30, miércoles-sábado de 9 a 20.30, domingo de 9 a 14.30; 1,50 euros, gratis con el pasaporte de la UE) con, en el interior, un patio igualmente fino, que a pesar de las exposiciones de trajes, utensilios, muebles, fotos y carteles que describen la vida en la Andalucía de los siglos XVIII y XIX, se siente un poco sin vida.

Destacan las vitrinas de cerámica de los sótanos, que ilustran la evolución regional de este oficio heredado de los moros. En primavera también hay exposiciones especiales dedicadas a la Semana Santa y a la feria de abril.

Ir arriba