Orce Granada

Los caminantes -y los que necesitan verdor después de interminables paisajes desérticos- pueden sentirse tentados a continuar hacia el noroeste desde Vélez Blanco a través de la A317 hasta María, un pequeño pueblo enclavado entre pinares y, por cierto, el asentamiento más alto de Almería, que es también el punto de partida de la Sierra de María, un parque natural declarado recientemente.

La información sobre los senderos para caminar y sobre el parque en general se puede obtener en un centro de visitantes (vie-domingo 10 a 14 y 6 a 8), 2,5 km más allá de María en la carretera de Orce.

Más allá de María el SE35 pronto entra en una extensa llanura cubierta de campos de trigo y se extiende en línea recta y aparentemente sin fin hasta las montañas distantes. En pleno verano esta llanura es un caldero bajo vastos cielos despejados y tendrá la suerte de encontrar otro vehículo.

Aparte de un par de aldeas olvidadas por Dios y el ocasional águila que vuela por encima de la cabeza cazando presas, hay pocas características que marquen este desolado pero hermoso panorama.

El paisaje adquiere un aspecto doblemente dramático cuando te das cuenta de que hace un millón y medio de años esta llanura era un gran lago visitado por elefantes, hipopótamos, rinocerontes, búfalos de agua, bueyes almizcleros, osos gigantes y feroces hienas, así como leones, leopardos y linces.

Se sabe que los primeros seres humanos estuvieron en la zona hace ya 500.000 años, pero los últimos descubrimientos parecen haber retrasado esto en un sorprendente millón de años más, lo que, si se confirma científicamente, haría que fuera la primera aparición de seres humanos primitivos en el continente europeo por mucho tiempo.

Estos recién llegados de la Edad de Piedra probablemente procedían de África y vivían de una dieta de plantas silvestres y carroña complementada con la fractura de los cráneos y huesos de las bestias muertas para extraer los cerebros y la médula, pero aún no habían desarrollado la tecnología necesaria para enfrentarse a la caza mayor y cazarla.

Cuando por fin se llega a ella, el polvoriento y empobrecido asentamiento de ORCE apenas está a la altura de la autodenominada - ahora proclamada en toda su literatura - como Cuna de la Humanidad Europea.

Qué ver en Orce

El corazón del pueblo es una plaza principal arbolada, la Plaza Nueva, con una fuente del siglo XVIII frente al Ayuntamiento y, en una esquina, el bar principal del pueblo, el Bar Plaza. Justo detrás de la plaza (con una entrada trasera) se encuentra la Casa Palacio de los Segura, c/Tiendas 18, una casa señorial del siglo XVI con una elegante torre.

Ahora alberga una oficina de turismo (martes-domingo 10am-2pm y 4-7pms) y el magnífico Museo de la Prehistoria (mismo horario; 2 euros) que exhibe los descubrimientos de Orce. Además de impresionantes restos de animales de los períodos de los hallazgos, hay exhibiciones que reconstruyen el estilo de vida de estos primeros humanos.

La exposición estrella es una copia (el original está bajo llave en el Ayuntamiento) del pequeño fragmento de cráneo humano de un millón y medio de años de antigüedad que ha traído la fama mundial a Orce.

Aunque no ha sido aceptado de manera concluyente por muchos expertos (un punto señalado en la presentación del museo), sus descubridores afirman que pertenecía a un niño de sexo desconocido que se cree que fue devorado por una gran hiena.

La mayoría de los arqueólogos y paleontólogos que trabajan en la zona están ahora bastante seguros de que el fragmento de cráneo no es humano, pero los mismos expertos están convencidos de que la datación se confirmará finalmente debido a las pruebas cruciales aparecidas en 1998-99 de notables artefactos líticos (herramientas de piedra; expuestas en el museo) de alrededor de 1,4 millones de años de antigüedad; creen que encontrar verdaderos restos humanos es sólo cuestión de tiempo.

Varios folletos gratuitos sobre los hallazgos en español y un libro informativo sobre las excavaciones, El Hombre de Orce, están a la venta. Los únicos otros lugares de interés de Orce se encuentran justo al lado de la plaza principal.

El primero es la alcazaba árabe del siglo XI (sábados, domingos y festivos, mediodía, 2 p.m. y 4-6 p.m.; gratuito) con una impresionante torre - la Torre del Homenaje - mientras que el otro, enfrente de la plaza, es la Iglesia de Santa María del siglo XVIII (servicio abierto de 7 a 9 p.m.) con un fino retablo.

Un lugar maravilloso para alojarse en Orce es en A Cuevas de Orce, Ctra. de María s/n, pasando por el camino de entrada al pueblo que viene de María, que es, como su nombre indica, un hotel cueva.w

Las acogedoras casas cueva con baño vienen con cocina y curiosos baños de cueva. El mejor lugar para comer en el pueblo es el Mesón La Mimbrera, justo al lado de la plaza principal, que ofrece sabrosos platos de caza y regionales con un menú a mediodía por 9 euros.

A lo largo de la carretera de Galera, a 1 km de Orce, el verde valle del Río Galera contiene el Manantial de Fuen Caliente, un hermoso estanque natural lleno de peces que se ha convertido en la piscina local, con cafetería.

En Cúllar Baza, a 23 km al suroeste de Orce por las rutas SE33 y A330, se puede coger la autovía A92N en dirección a Granada, a 130 km de distancia.

Ir arriba