Al salir de Lanjarón hacia el este, a 7 km se encuentra el desvío hacia Las Barreras, donde se encuentra el camping Puerta de la Alpujarra, con su propia tienda, bar y restaurante y vistas panorámicas; también se alquilan bungalows con cabinas de madera con capacidad para cuatro personas.

Tres kilómetros más allá se encuentra Órgiva, el centro del mercado de las Alpujarras occidentales. Es un pequeño y animado pueblo, con varios buenos bares y hoteles, y un animado y entretenido mercado de los jueves.

El contraste entre los viejos campesinos y sus mulos, y algunos de los viajeros extranjeros de la Nueva Era que buscan su indulgencia y caridad, es tan extraño como cualquier otra cosa en este lado de Madrid.

Muchos de los de la Nueva Era aquí habitan en un pueblo del tipi, El Beneficio, encima del pueblo donde una comunidad políglota de europeos principalmente del norte y sus descendientes soportan inviernos helados bajo la lona.

Otro residente local es el escritor y agricultor Chris Stewart, que se trasladó con su esposa a un cortijo aislado en las afueras de Órgiva hace más de veinte años. Su trilogía de libros que describen ingeniosamente la vida entre los campesinos, pastores, viajeros de la Nueva Era y expatriados de las Alpujarras occidentales resultó ser muy popular y ayudó a situar esta zona de Andalucía en el mapa.

Otros lugares de interés de Órgiva se alinean en la calle principal: la iglesia barroca del siglo XVI de Nuestra Señora de la Expectación, cuyas torres añaden un toque de elegancia al paisaje del pueblo, y un palacio moro, antes en ruinas pero ahora sobre restaurado, que hoy alberga el Ayuntamiento.

Órgiva cobra vida con su fiesta anual en los días de cada lado del 29 de septiembre, la fiesta de San Miguel, cuando la población se duplica como hijos e hijas pródigos todos regresan para unirse a la diversión.

Un festival más excéntrico es el Día del Señor el segundo viernes antes de Pascua. Abriendo con una aterradora salva de cohetes el jueves anterior, las mujeres del pueblo atacan la iglesia hasta que logran despegarse con las efigies de El Señor y la Virgen.

La fiesta fue desastrosamente mal hace unos años cuando las ventanas del banco fueron voladas por fuegos artificiales errantes. El viernes por la noche, tanto Cristo como su madre desfilan por el pueblo antes de volver a entrar en la iglesia en la madrugada acompañados de grandes muestras de emoción, por no hablar de más cohetes ensordecedores.

Autobús a Órgiva

Los autobuses diarios de la Alsina Graells paran en la Avenida González Robles, sirven a la Alpujarra Baja a Ugíjar (actualmente pasan por Orgiva a las 10.15 y a las 19.15), así como a los pueblos de la Alpujarra Alta (pasan a las 11.30, 13.30 y 18.30).

Órgiva tiene una buena selección de alojamientos. Justo después de los semáforos en la intersección principal del pueblo, la bonita, económica y acogedora Pensión Alma Alpujarreña tiene habitaciones con baño, además de un restaurante bajo un enrejado de viñas.

Hoteles en Órgiva Granada

También hay buenas habitaciones con aire acondicionado y baño en el Hotel-Hostal Mirasol, c/González Robles, en el camino desde Lanjarón, donde sus habitaciones tienen TV y wi-fi.

Cerca del cruce principal, la encantadora Casa Rural El Molino, c/González Robles 12, es la opción más atractiva de la ciudad que ofrece excelentes habitaciones con aire acondicionado en un antiguo molino de aceite reformado, con un agradable patio y piscina.

Casi al lado, el Hostal-Bar Semaforo, es otra opción de habitaciones con aire acondicionado y baño con TV.

Un lugar que invita a alojarse con transporte propio es el Hotel rural Taray, a poco más de un kilómetro por la A348 al sur del pueblo; está rodeado de preciosos jardines con una magnífica piscina, tiene un restaurante decente y hace frecuentes ofertas especiales.

Entre los lugares para comer se encuentra la Pensión Alma Alpujarreña que tiene una cocina decente y sirve un menú de buen valor por 8,50 euros. El Hostal Mirasol (ver arriba) también hace tapas y ofrece un menú de restaurante por 8 euros en el interior o en su terraza, y el restaurante del Hotel Taray con un menú por 10,50 euros también es bueno.

La Almazara, casi al lado de la Pensión Alma Alpujarreña, hace excelentes pizzas recién hechas, así como comida más elaborada y tiene una terraza en el jardín. Casi enfrente de la iglesia, el Bar Santiago, en la c/García Moreno, tiene una amplia selección de cervezas y vinos, además de que puedes elegir tu propia tapa (gratis) con cada bebida - un bonus para los vegetarianos.

Camping

El camping del pueblo, Camping Órgiva, a 2 km al sur del centro, más allá del Hotel Taray, tiene una piscina y también alquila cabañas, bungalows (3), casas rurales (con capacidad para seis personas; 5) y una casa en un árbol; tiene su propio restaurante y piscina y puede aconsejar sobre rutas de senderismo y alquiler de caballos en la cercana Sierra de Lújar.

Restaurantes en Órgiva

El Limonero en c/Yanez (fuera de la carretera principal, cerca de la Almazara), que tiene música los miércoles por la noche, y el Café Libertad en c/Libertad en la parte superior de la calle principal, detrás de la iglesia, son más buenos lugares para probar.

Un lugar que vale la pena buscar cerca del mercado es el económico Baraka, c/Estación 12, un pequeño y agradable café y tetería marroquí que ofrece felafel, cuscús, tagines y una variedad de tés.

Las Altas Alpujarras

Desde Órgiva, se puede llegar a los pueblos de la Alta Alpujarra en coche o en autobús, o se puede caminar - la mejor manera de experimentar la región.

Hay una red de senderos en esta zona, aunque para evitar perderse es aconsejable equiparse con una brújula y el mapa del Instituto Geográfico Nacional/Federación Española de Montañismo 1:50.000, que cubre todo el territorio desde Órgiva hasta Berja. Un conocimiento razonable del español es también invaluable.

En su mejor momento, los senderos alpujarreños son restos del antiguo Camino Real, las rutas de mula que cruzaban España, y están diseñados con adoquines, y bellamente contorneados, a lo largo de arroyos de montaña, a través de bosques de robles, castaños y álamos, o a través de praderas llenas de flores.

En sus malos momentos se deterioran hasta convertirse en increíbles cortafuegos polvorientos, caminos forestales o pistas para tractores, o callejones sin salida en impenetrables matorrales de zarzas y ortigas.

El progreso es lento, las pendientes son pronunciadas y el calor (entre mediados de junio y septiembre) es agotador. En los últimos años parte de la red de senderos a través de las Altas Alpujarras ha sido mejorada como la última sección del sendero europeo de larga distancia que comienza en Atenas y termina en Algeciras.

Designado como senderos E4 o GR7 en España, la ruta completa está ahora señalizada (en teoría - todavía necesitará un buen mapa donde los postes están perdidos o mal ubicados) con postes anillados en rojo y blanco.

Cañar

Siguiendo la carretera de Órgiva, los primeros asentamientos a los que se llega, casi directamente encima del pueblo, son el aislado pero bonito CAÑAR - al final de un sinuoso camino de 5 km de la carretera principal - y SOPORTÚJAR, un laberinto de pintorescas callejuelas de paredes blancas, unidas por numerosos tinaos.

Soportújar

Como muchos de los pueblos de la Alta Alpujarra, se congregan en la ladera de la montaña, cuidadosamente aterrazados, plantados con álamos y con canales de riego.

Ambos tienen bares donde se puede comer, y Soportújar puede proporcionar habitaciones de buen valor (con y sin baño) para la noche; pregunte en el amistoso Bar Correillo en la c/Real (detrás de la iglesia); también hacen platos combinados a petición.

Situados precariamente en la ladera empinada, ambos pueblos comparten una vista bastante sombría de Órgiva en el valle de abajo, y en un día claro las montañas del norte de África sobre las cordilleras del sur.

Carataunas

Cada pueblo tiene una iglesia del siglo XVI, que cayó en un terrible estado de deterioro a finales del siglo pasado y que, afortunadamente, ahora ha sido restaurada y salvada.

Justo debajo de los dos pueblos, la pequeña aldea de CARATAUNAS es particularmente atractiva, y da un animado comienzo a su Semana Santa el Domingo de Ramos, cuando una efigie de Judas es arrojada a una hoguera.

Ir arriba