Poco se sabe de la anterior encarnación de Úbeda Jaén como la ciudad romana de Betula, y fue sólo en el período moro que Obdah, tal y como se convirtió, se convirtió en un próspero e importante centro dotado de murallas y un castillo.

Tras la victoria cristiana sobre los moros en las Navas de Tolosa en 1212, los moros de Baeza se trasladaron a la ciudad, ya que consideraban que era un refugio más seguro contra las fuerzas cristianas.

A pesar de ello, Úbeda fue tomada una semana después y, aunque se compró a los ejércitos cristianos un interludio de mayor libertad para los ocupantes musulmanes con donaciones masivas, la ciudad cayó definitivamente a manos de Fernando El Santo en 1234.

Al igual que en Baeza, numerosas familias nobles fueron entonces establecidas por el rey y construyeron sus mansiones en la ciudad. Estos altivos "leones de Úbeda", como se llamaban a sí mismos, pronto se enfrentaron entre sí, los Arandas contra los Traperas, y los Molinas contra los Cuevas.

La lucha se intensificó tanto que en 1503 Fernando e Isabel ordenaron la destrucción de las murallas y torres de la ciudad, para poder controlar a los rebeldes aristócratas. Doce de estas familias nobles están representadas por los doce leones del escudo de la ciudad.

Al igual que Baeza, fue en el siglo XVI, como productor de tejidos comercializados en toda Europa, cuando la fortuna de Úbeda alcanzó su cenit y los miembros de las mismas familias nobles llegaron a ocupar posiciones prominentes en la corte imperial española.

Era la época de las casas de Cobos y Molinos, dos familias que, unidas por matrimonio, dominaban los asuntos de la ciudad. También se encargaron de contratar a Andrés de Vandelvira como su principal arquitecto, cuyos edificios son hoy la gloria de Úbeda.

Esta prosperidad, sin embargo, fue efímera y la ciudad decayó en el siglo XVII tan bruscamente como había florecido en el XVI, lo que explica su unidad arquitectónica y la falta de edificios barrocos significativos.

Hoy en día, Úbeda es una ciudad provincial moderadamente próspera, cuya principal fuente de ingresos proviene del turismo, la fabricación de maquinaria agrícola y sulfatos de sodio, así como de los más tradicionales olivos y cerámicas, y alfombras y cestas de esparto.

Úbeda Jaén turismo

La principal estación de autobuses, c/San José s/n, se encuentra al oeste del centro, más allá del Hospital de Santiago; actualmente hay catorce autobuses diarios desde Jaén (todos con parada en Baeza). Linares-Baeza es la estación de tren más cercana, a unos 15 km de Úbeda (la conexión de autobuses para la mayoría de los trenes, de lunes a sábado; un taxi cuesta unos 20 euros).

Un aparcamiento central se encuentra debajo de la céntrica Plaza Andalucía. El Turismo de Úbeda (de lunes a viernes de 8.30 a 19.30, sábados y domingos de 9.30 a 15.00) se encuentra en el elegante Palacio del Marqués del Contadero, c/Baja del Marqués s/n.

Pueden proporcionarle un mapa detallado y, si lo visita entre mayo y junio, un folleto sobre el Festival Internacional de Música y Danza de Úbeda, que atrae a grandes nombres del flamenco, el rock, la ópera, el jazz, el blues y el ballet. También tienen detalles de las visitas guiadas diarias de la ciudad.

El tablao flamenco El Marqués, c/Santo Domingo s/n, cerca del hotel Palacio de la Rambla, monta espectáculos flamencos cada sábado (22.00 horas; 18 euros) y la entrada incluye tapas y la primera bebida.

Los espectáculos de flamenco suelen tener lugar en el Hospital de Santiago durante todo el verano y el Turismo debe tener detalles. La gran fiesta de Úbeda es el Día de San Miguel, el 29 de septiembre, cuando los gigantes del carnaval, los fuegos artificiales y una fiesta flamenca honran al patrón de la ciudad.

Hoteles en Úbeda Jaén

Encontrará los únicos lugares económicos para alojarse a poca distancia de la estación de autobuses, en la parte moderna de la ciudad. El casco antiguo tiene ahora una gran variedad de lugares de lujo, algunos en impresionantes palacios y mansiones antiguas. La temporada alta de Úbeda es en abril y mayo, por lo que las habitaciones de hotel suelen ser significativamente más baratas en julio y agosto. Como en Baeza, muchos hoteles aplican un recargo de viernes a sábado.

Hostal Miguel

Avda. Libertad 69. El hostal más barato de Úbeda está a 10 minutos a pie del centro, en el norte de la ciudad, y ofrece habitaciones decentes con baño y un buen y barato restaurante abajo. A la vuelta de la esquina el amistoso Hotel Dos Hermanas, c/Risquillo Bajo 1 también es bueno.

Hostal Victoria

c/Alaminos 5. Confortable, acogedor y hostal que ofrece agradables habitaciones con aire acondicionado y televisión. También tiene aparcamiento propio.

Hotel Alvar Fáñez

c/Juan Pasquau 5. Hotel situado en una casa palacio renacentista reconstituida alrededor de un elegante patio. Las habitaciones, ligeramente sombrías, son sin embargo confortables y hay un restaurante y un buen bar de tapas. Tarifas ligeramente más altas los viernes y sábados.

Hotel María de Molina

Plaza del Ayuntamiento s/n. En el corazón del casco antiguo, este hotel se encuentra en una magnífica casa palacio del siglo XVI con un magnífico patio. Las habitaciones tienen aire acondicionado, caja fuerte y televisión por satélite, y algunas tienen balcón. Muy buen precio para esta categoría; las tarifas suben ligeramente de viernes a sábado. También alquilan varios apartamentos atractivos.

Hotel Ordóñez Sandoval

c/Antonio Medina 1. Siguiendo el ejemplo de la Marquesa de la Rambla, la propietaria Amalia Pérez Ordóñez ha abierto parte de la mansión del siglo XIX de su familia como un hotel. Hay un patio central enclaustrado y las tres habitaciones de huéspedes con baño están amuebladas con gusto y en gran estilo. Aparcamiento gratuito.

Las Casas del Cónsul

Plaza del Marqués 5. Un nuevo hotel muy cómodo con habitaciones elegantes y bien equipadas, además de un fino patio y una piscina con jardín en una casa palacio reformada del siglo XVIII.

Palacio de la Rambla

Plaza del Marqués 1. En el casco antiguo, esta casa palacio de lujo es propiedad de la Marquesa de la Rambla. El lujoso interior - con ocho salas palaciegas situadas alrededor de un impresionante patio renacentista diseñado por Vandelvira - contiene valiosos muebles y obras de arte, por lo que hay que usar un portero para entrar. El precio incluye el desayuno - traído a su habitación si lo desea. Cerrado de mediados de julio a mediados de agosto.

Parador Condestable Dávalos

Plaza de Vázquez de Molina 1. En la plaza más bella de Andalucía, el parador de Úbeda se encuentra en una fabulosa mansión renacentista del siglo XVI, con algunas de las habitaciones bien decoradas que dan a la plaza. Pide una copa si no te vas a quedar.

Rosaleda de Don Pedro c/Obispo Toral 2. Eficiente hotel de tres estrellas que ofrece habitaciones bien equipadas con televisión por satélite y una pequeña piscina en su terraza jardín en la parte trasera. Tiene su propio restaurante, biblioteca y garaje. Tarifas dobles vie-sábados.

Hotel La Paz

c/Andalucía 1. Este decente hotel de gama media tiene habitaciones con balcón con aire acondicionado y televisión.

Que ver en Úbeda Jaén

A unos 9 km al este de Baeza y construida en la misma escarpa que domina el valle del Guadalquivir, Úbeda parece menos prometedora cuando se llega a ella. No se desanime, sin embargo, porque escondida en el casco antiguo se encuentra una de las mejores joyas arquitectónicas del Renacimiento en toda España, y tal vez incluso en Europa.

Plaza de Vázquez de Molina

Siga las indicaciones para la "Zona Monumental" y llegará finalmente a la Plaza Vázquez de Molina, una magnífica plaza renacentista en el corazón del casco antiguo. La mayoría de los edificios que rodean esta plaza son obra de finales del siglo XVI de Andrés de Vandelvira, el arquitecto de la catedral de Baeza y de numerosas iglesias de ambas ciudades.

En el extremo occidental construyó el Palacio de las Cadenas (o "cadenas", que en su día decoraron la fachada) para el secretario de Felipe II, Juan Vázquez de Molina, cuyos brazos familiares coronan la puerta de una hermosa fachada clásica. El interior, que hoy en día ocupa el Ayuntamiento, presenta un magnífico patio porticado de dos pisos.

Para verlo, hay que ir a la parte trasera del edificio y a la entrada del Ayuntamiento, donde el guardia de seguridad le permitirá echar un vistazo.

En la Plaza Vázquez de Molina, frente al Palacio de las Cadenas, y entre los leones que marcan el límite del dominio de la mansión, se encuentra la iglesia de Santa María de los Reales Alcázares, construida sobre una antigua mezquita. Detrás de la fachada, coronada por un doble campanario, un elegante claustro gótico encierra lo que una vez fue el patio de las abluciones de la mezquita.

La iglesia contiene otra fina reja del Maestro Bartolomé de Jaén que representa el Árbol de Jesé. Al lado de la iglesia, al avanzar hacia el este, se encuentra la entrada a la Cárcel del Obispo del siglo XVI, que fue un convento y que ahora se utiliza como juzgado. Enfrente está el Palacio de Marqués de Mancera, otro majestuoso edificio renacentista con una elegante torre.

Junto a este edificio y frente a la plaza se encuentra el Antiguo Pósito, que más tarde sirvió de prisión y que ahora alberga la comisaría de policía. Muy cerca hay una estatua en honor a Vandelvira, el genio de la arquitectura que lo hizo posible.

Al otro lado de la plaza, el Palacio del Condestable Dávalos, en cuyo diseño participó Vandelvira, es la antigua vivienda del capellán de la iglesia de El Salvador.

Este elegante edificio alberga ahora el que debe ser el parador más impresionante de Andalucía. Sobre la puerta dos ángeles de piedra sostienen los brazos del primer capellán, Déan Fernando Ortega Salido, quien también fue responsable de su construcción. Un impresionante patio interior porticado sirve ahora como bar del hotel, y se contempla mejor con una bebida fresca.

Capilla de El Salvador

En el extremo oriental de la Plaza Vázquez de Molina, Vandelvira erigió la Capilla del Salvador (L-S 10-14 y 16-18.30, D 11.15-14 y 16-19; 3 euros), la mejor iglesia de Úbeda y una de las obras maestras de la arquitectura renacentista española. Aunque fue ejecutada por Vandelvira, en realidad estaba trabajando en un diseño creado en 1536 por Diego de Siloé (arquitecto de las catedrales de Málaga y Granada), pero normalmente añadía sus propios adornos.

La iglesia fue originalmente la capilla de la mansión - que más tarde se quemó - de Francisco de Cobos y Molina, secretario de estado de Carlos V y uno de los hombres más poderosos de su tiempo.

Este notable edificio es casi único en España por haber sido construido en un período muy corto (1540-1556) sin apenas alteraciones posteriores. También conserva muchos de sus muebles interiores. La fachada exterior tiene una escultura de la Transfiguración de Cristo flanqueada por las estatuas de San Pedro y San Andrés con una gran riqueza de detalles platerescos.

Sobre la puerta norte, a la vuelta de la esquina, Vandelvira ha colocado una imagen en el tímpano que es casi su marca de fábrica: el matador de moros Santiago, utilizado en Baeza y en el hospital de Santiago en el norte de la ciudad.

La entrada a la iglesia se hace por la puerta del lado sur. El interior de una sola nave con una hermosa cúpula tiene un retablo brillantemente animado en el altar mayor que representa la Transfiguración con una sensible imagen de Cristo de Alonso de Berruguete que estudió con Miguel Ángel; esta es la única parte del retablo que sobrevivió completamente a la Guerra Civil.

La reja que se encuentra frente al altar es otra buena obra del Maestro Bartolomé de Jaén. En la sacristía (toda la obra de Vandelvira) hay una fotografía de una estatua de Miguel Ángel regalada a Francisco de Cobos por el estado de Venecia, que desgraciadamente fue otra víctima de la Guerra Civil.

Detrás de El Salvador, y más allá del Hospital de los Honorados Viejos del Salvador del siglo XVI (otra obra de Vandelvira), Úbeda se detiene repentinamente en un mirador con bellas vistas sobre un mar de olivares respaldado por la Sierra de Cazorla.

La Casa de las Torres y el Palacio Vela de los Cobos

Al oeste de la Plaza Vázquez de Molina por las calles Orbaneja y Luna y Sol se encuentra la Casa de las Torres (L-V 8-2.15pm, Martes 4-6pm), un sombrío edificio con dos enormes torreones, enmarcando una ornamentada fachada plateresca. Ahora es una escuela de arte, cuando está abierta se puede ver el elegante patio de dos pisos del edificio.

Justo detrás de la Plaza Vázquez de Molina, la Plaza del Ayuntamiento tiene el Palacio Vela de los Cobos, otro impresionante edificio de Vandelvira de mediados del siglo XVI, con un interesante balcón en esquina y una elegante fachada rematada por una encantadora galería porticada.

Este es uno de los pocos palacios que pueden ser visitados, pero hay que solicitarlo previamente a Turismo. Por cierto, en el lado oeste de esta plaza, la Plaza del Ayuntamiento, Juan Martínez Tito, uno de los famosos hermanos Tito, un notable grupo de alfareros de Úbeda (ver p.446), tiene su taller, que merece la pena visitar.

Oratorio de San Juan de la Cruz y San Pablo

Al norte de la Plaza Vázquez de Molina (a la que se llega fácilmente por la c/Francisco de los Cobos), el Oratorio de San Juan de La Cruz es donde San Juan, un consumado poeta y místico, murió de gangrena en 1591.

El monasterio original fue dañado en la Guerra Civil y poco de él sobrevive, aunque un pequeño museo (martes-domingo 11am-1pm y 5-7pm; 1.50 euros) conserva recuerdos de la vida del santo así como su escritorio y la celda en la que murió.

Al final de la c/San Juan de la Cruz, frente al monasterio, la Plaza del Primero de Mayo (antigua Plaza del Mercado) es una encantadora plaza bordeada de acacias con un quiosco en su centro que marca el lugar de los fuegos de los autos-da-fé que una vez se llevaron a cabo aquí por orden de la Inquisición.

El Ayuntamiento presidía estos espeluznantes actos desde el magnífico Ayuntamiento Viejo del siglo XVI, situado en el lado oeste de la plaza. Dominando su flanco norte se encuentra la idiosincrásica Iglesia de San Pablo (L-V 11am- mediodía, J-S 11am-1pm, D 11am-1.30pm, más L y S 7-8pm; gratis), incorporando varias adiciones románicas, góticas y renacentistas y coronada por una torre plateresca.

Cuenta con un balcón del siglo XIII (muy popular en Úbeda) y un magnífico portal. El interior tiene una fina capilla de Vandelvira (capilla de Camarero Vago), así como algunas intrincadas tallas en la Capilla de la Mercedes y rejas más soberbias.

Plaza del Primero de Mayo

La calle Horno Contado, que sale de la Plaza del Primero de Mayo en la esquina sureste, tiene dos palacios más que quizás quieras ver: un poco más abajo a la derecha, la Casa de los Manueles tiene una fina fachada y, un poco más abajo a la izquierda, la Casa de los Salvajes, del siglo XV, recibe el nombre de las dos figuras vestidas con pieles de animales que sostienen los brazos de su fundador, Francisco de Vago.

En realidad son probablemente nativos de las colonias imperiales, de cuya explotación se derivó gran parte de esta conspicua riqueza. En el lado norte de la plaza, en la c/Cervantes, la Casa Mudéjar, en el número 6, es un bello edificio del siglo XIV cuyo elegante patio mudéjar tiene arcos de herradura apuntados. Alberga un pequeño museo arqueológico (martes de 2.30 a 8.00 horas, miércoles y sábados de 9.00 a 8.30 horas, domingos de 9.00 a 15.00 horas; gratuito).

La calle Melchor Almagro, saliendo de la plaza en el lado norte de San Pablo, tiene otra mansión, la maravillosa Casa Montiel, de estilo plateresco, y más adelante un convento de carmelitas del siglo XVI.

El barrio de los alfareros

Saliendo de la Plaza del Primero de Mayo por la c/Losal en su esquina noreste se llega a la Puerta del Losal, una magnífica puerta mudéjar del siglo XIII con un arco de doble herradura que era antiguamente una de las entradas principales a la antigua ciudad amurallada.

A través del arco se entra en la c/de la Merced, llegando pronto a la Plaza Olleros, marcada por una enorme olla en un zócalo. A la salida de esta plaza, en la c/Valencia, se encuentra la antigua calle de los alfareros donde se encuentran los talleres de los principales artesanos ceramistas de Úbeda.

Alfarería y Museo Tito, c/Valencia 22, es una de las más acogedoras, donde el reconocido ceramista Paco Tito tiene su taller y museo y normalmente le hará una demostración en el torno de alfarero.

Cerca del patio está el horno, donde el sistema de cocción de las ollas, muchas de ellas vidriadas y teñidas con el tradicional verde intenso de Úbeda, es una herencia de los moros; una vez que la madera está ardiendo, se introducen los huesos de oliva en el fuego, lo que crea humo y absorbe el oxígeno produciendo un calor más uniforme con resultados superiores tanto en el color como en el vidriado.

Sólo quedan seis de estos hornos tradicionales en toda España y tres en esta calle. El museo/galería de arriba está dedicado a los trabajos más ambiciosos de Paco, incluyendo estatuas, enormes ánforas y un baño completamente de cerámica (y en pleno funcionamiento).

Es famoso también por su trabajo escultórico y ha esculpido a muchos españoles eminentes, incluyendo al ex Rey Juan Carlos que se sentó para él durante la realización de una estatua para el colegio nacional de formación de la Guardia Civil de Baeza.

Cerca de allí están los talleres de otros alfareros - incluyendo a Juan y Antonio Almarza, y Góngora - todos famosos en toda España. El igualmente conocido hermano de Paco Tito, Juan, también tiene un taller en la Plaza del Ayuntamiento, cerca del Turismo.

Plaza San Pedro y Calle Real

Partiendo de la Plaza San Pedro (al oeste de la Plaza del Ayuntamiento) hay una serie de otros lugares importantes para ver en el noroeste de la ciudad. En la propia Plaza San Pedro, el Convento de Santa Clara, del siglo XIII, contiene un patio con una bella portada gótico-mudéjar multilingüe.

El convento también vende sus dulces caseros - sabrosas tortas, galletas y pasteles. Justo al sur de aquí, por la c/Narváez, en el número 11, el Museo Arte Andalusí, de propiedad privada (de lunes a sábados de 11 a 14 y de 6 a 9 de la tarde; 1,50 euros), se encuentra en una mansión del siglo XVI llena de artefactos de la época procedentes de otras casas de la ciudad.

Dirigiéndose hacia el oeste desde la Plaza San Pedro se llega a otra mansión, el Palacio de la Rambla, situado al final de la c/Medina. La fachada es otra elegante obra de Vandelvira, y el interior es ahora un hotel de lujo.

Por otra parte, al otro lado de la plaza, la iglesia de San Pedro con un notable portal conduce a la c/Pascua donde, en el cruce con la c/Real, se encuentra la impresionante torre del Palacio del Conde de Guadiana, uno de los más llamativos de todos los palacios de Úbeda. La torre es, de hecho, una obra del siglo XVII y los balcones ricamente ornamentados son una delicia.

Al girar por la calle Real se llega al corazón del centro comercial del casco antiguo y a su antigua calle comercial principal. Muchos establecimientos están ahora abandonando esta zona en busca de nuevos locales en la ciudad moderna, pero algunos de los comerciantes más tradicionales siguen aquí.

Pedro Blanco, en el número 47, sigue fabricando y vendiendo productos hechos con esparto tradicional, un material versátil usado en la zona desde tiempos antiguos. Si nos dirigimos hacia el norte, llegaremos a la Plaza de Andalucía, una plaza poco llamativa con vistas a la Torre del Reloj, un vestigio de la muralla del siglo XIII, coronada por un templo posterior del siglo XVI.

Curiosamente, un monumento al General Saro, un oficial de la Guerra Civil con afiliaciones fascistas, ha vuelto a la plaza después de una ausencia de cinco años; el cráneo de metal con agujeros de bala del general evidencia cómo se expresaba la desaprobación local de sus ideas.

Hospital de Santiago

A cinco minutos al oeste de la Plaza de Andalucía por la c/Obispo Cobos, y vale la pena sudar para llegar allí, está el enorme Hospital de Santiago de Vandelvira (L-V 8am-2.30pm y 5-10pm, S-D 11am-3pm; gratis).

Tal vez la escala le haya desanimado, ya que la decoración exterior es atípicamente sobria, y su austera dignidad ha hecho que el edificio sea calificado como "El Escorial de Andalucía".

Encargado por el obispo Cobos y Molina e iniciado en 1562, la escalera de la entrada está flanqueada por más "leones de Úbeda", más allá de los cuales Vandelvira ha insertado su marca -Santiago el moro asesino- sobre el arco.

El interior, igualmente sobrio, tiene un patio con columnas de mármol de Génova y una escalera con una impresionante bóveda, además de una llamativa capilla, todas ellas pruebas de la maestría de Vandelvira.

Restaurantes en Úbeda Jaén

La mayoría de los restaurantes de precio razonable están en la parte moderna de la ciudad, a lo largo de la Avenida Ramón y Cajal. El Bar La Paloma, en el cruce de las calles Rastro y Cava, es un buen lugar de tapas. También vale la pena considerar varios restaurantes anexos a los hoteles: los de precio medio Rosaleda de Don Pedro (18 euros) y Alvar Fáñez (12 euros) ofrecen ambos menús del día.

El Gallo Rojo

c/Torrenueva 3. A la vuelta de la carretera, es uno de los mejores restaurantes de la ciudad, que ofrece especialidades locales, un menú por 15 euros y mesas al aire libre por la noche.

El Seco

c/Corazón de Jesús 8. Cerca del Ayuntamiento de Plazadel, este restaurante de precio medio está un poco por encima de lo normal; destaca por su sabroso potaje carmelitano (sopa de garbanzos, puerros y bacalao) pero también hace excelentes platos de carne y caza y hay un menú entre semana (platos principales 11-18 euros).

Mesón Gabino

c/Fuente Seca. En el extremo norte del casco antiguo, cerca del Puerto del Losal, es un buen lugar para las raciónes, en una antigua bodega convertida. Su restaurante, de precio medio, también hace platos de pescado decentes y un especial de la casa es un sabroso solomillo (lomo de cerdo); hay un menú por 20 euros.

Mesón Navarro

Plaza del Ayuntamiento. En el casco antiguo, detrás del Palacio de las Cadenas, este popular lugar es uno de los pocos restaurantes de la zona; también tiene un animado bar de tapas y raciónes.

Parador Condestable Dávalos

Plaza de Vázquez de Molina 1. Si quiere cenar con estilo en el casco antiguo, el caro restaurante del parador sirve platos regionales magníficamente preparados que están disponibles en un menú de degustación (38 euros); también hay menús de mediodía (23,50 euros) y de noche (31 euros) de igual valor.

Pintor Orbaneja

c/Virgen de Guadalupe 5. Justo al norte de El Gallo Rojo, este lugar sirve muy buenas tapas y platos de pescado y carne en su restaurante.

Restaurante Marqués

Plaza Marqués de la Rambla 2. Sirve un menú de buen valor que suele incluir merluza con almejas y esparragos, y con una terraza en la plaza que permite contemplar el elegante exterior del Palacio de la Rambla.

Ir arriba